J. Martín Blanco Tipismana 

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; … entonces podrá, afirmar sin temor a equivocarse, que dicha sociedad está condenada. (AYN RAND)

Al cumplirse los famosos “100 días”, fecha en que los nuevos mandatarios (gobernadores, alcaldes, regidores, etc.), se ponen nerviosos y ansiosos, presionando a su plana gerencial a que muestren “resultados” que garanticen a los ojos auscultadores de la prensa y la opinión pública, que no se equivocaron al elegirlos y que van por el camino correcto. Bien, pero ¿será posible mostrar algún resultado que valga la pena en estos escasos 100 días del gobierno cuando aún les quedan 1 360 días de su mandato? Lo dudo. Los famosos “100 días” a lo mucho podría servir para mostrar cierta “tendencia” de la orientación hacia el desarrollo (no hay otro destino) que podría mostrar un gobernante. No hay más.

Sin embargo, lo que he visto en estos 100 días, como resultado de la supuesta “acción” de los gobernantes de turno que nos ha tocado por azares de la democracia; les muestro algunos de estos “logros” de los cuales muchos de ellos, seguro están orgullosos:

  • Pueden informar ¿Cuántos negocios han sido cerrados por dizque “gerentes de desarrollo económico”, los cuales no tienen ninguna idea de lo que es desarrollo, y menos qué es economía.
  • Pueden informar ¿Cuántas discotecas han sido cerradas o intervenidas solo por el hecho de ser discotecas (rubro al que al parecer todos los alcaldes atacan para conseguir la mezquina aprobación de los vecinos). Las discotecas también son empresas donde se genera producción de bienes y servicios (contribuyen al PBI de Huánuco), amén de generar empleo y distracción (bienestar, fin supremo de la economía).
  • Informar cuántos kilos de productos han sido dizque “decomisados” (robados) en los operativos anti – comercio informal en las calles de Huánuco: hierbas, tubérculos, choclos, naranjas, etc.
  • Informar cuántos comerciantes han sido atacados con el cuento de la “erradicación” del sector informal, desconociendo que la informalidad es una consecuencia y no una causa en la precaria economía de subsistencia que Huánuco exhibe. Cuántos días cerraron calles adyacentes al mercado, no logrando ningún efecto. ¿Pueden mostrar resultados al respecto?
  • Informar cuántos metros lineales de calles -que son de todos- han sido entregadas dizque a comités de automóviles por varios años, otorgándoles un derecho a usar dichas calles; derecho que les es negado su uso a otros como a los comerciantes informales.
  • Podrían también mostrar como grandes “obras” ¿cuántas motos han sido llevadas al depósito por la grúa (juguete con que los gerentes de transporte demuestran su “poder” mientras les dura el cargo).
  • Podrían mostrar cuántos Bajaj mototaxis han sido pintadas y repintadas con el famoso número de RUV (que no se sabe para qué sirve, si dicha unidad tiene una placa que la identifica).

Esto es todo señores. No hay más. ¿Para esto los elegimos?. Uhmmm. ¿Por qué en vez de expandir mercados (propósito fundamental de la economía), se están dedicando a contraerlo?. Claro, en sus orígenes la economía significa Oikos Nomos: “Organizar la casa”; pero no entiendan por “organizar”, querer regularlo todo a su libre antojo. Los alcaldes en vez de publicitarse al lado de carteles que dicen “Clausurado” (amenaza velada a comerciantes que les falta algún que otro requisito para comerciar bienes (no males); deberían ser los alcaldes abanderados del comercio, la expansión económica y el crecimiento del PBI de sus distritos o provincias. ¿Quién los asesora? Acaso, pseudos economistas formados en la Escuela del intervencionismo y paternalismo estatal creyendo que si el Estado no lo hace, todo está mal. Por ejemplo, cierran los negocios porque dizque “les falta la licencia”; sí, aquel papel amarillo con dos o tres firmas de burócratas que nunca han vendido ni producido nada en su vida. Jamás han pagado una planilla ni regentado siquiera un quiosko de chicha o sanguches.

Con fe esperaría que estos 100 días los alcaldes informarán cuántos nuevos negocios han aperturado en sus jurisdicciones, cuántos huecos de los 4 puentes que tiene Huánuco han logrado tapar, cuántos metros de vereda del Malecón Centenario han restaurado, cuántos metros de pistas nuevas han reparado (de los miles de huecos y baches que tienen las calles de Huánuco. ¿Cuánto ha aumentado el PBI del sector terciario (servicios) de su distrito gracias a su noble gestión y de los economistas que lo acompañan (dizque gerentes de desarrollo económico). En fin… esperaré dichos informes. Hasta la vista.