Dra. Amarilis Domínguez Palpa

Un gusto llegar a este nuevo mes de abril, tiempo que nos permite embriagarnos de la poesía y los avatares de la narrativa de tantos escritores de toda la historia de la literatura peruana, muchos hombres y mujeres que a través de las letras nos hicieron vivir escenarios imaginarios y reales, con historias de todo tipo, y saciaron nuestra sed de humanismos en distintos géneros literarios.

Y no es casualidad que la Psicología también sea recordada en este mes y cuyos aportes científicos y académicos sea valioso para comprender a la persona humana.

Hay golpes en la vida… tan fuertes que ni los mejores fármacos lo remedian, sino es la poesía, la actitud humana, la narrativa que nos hace más libres y más humanos cada día.

La espergesia de la vida es compleja, hay viajes importantes que sólo dependen de uno mismo, viajar a nuestro mundo interior. Y allí se encuentran la literatura y la psicología como dos caminos que bifurcan para hacer estallar el verso más hermoso de la vida.

Redoble por todos los escritores y escritoras que nos dieron el elixir de la vida sana, de lecturas terapéuticas, de encuentros humanos con culturas pasadas y futuras.

El ser; a través del pensar, sentir y hacer permiten que nuestro interior se exprese no como algo mecánico y automático, si tenemos cerebro pensamos, si tenemos corazón amamos y si tenemos vida actuamos; somos seres integrales que en unidad y diversidad nos expresamos y usamos no solo las letras para ello; pero la historia de la humanidad ha sabido conservar a través de la palabra hablada, escrita, representada o pensada darnos luces para vivir venciendo adversidades y encontrando nuevos caminos.

No es justo que en tiempos de modernidad estemos postergados y no se considere importante la Ley del Escritor, que los hermanos psicólogos estén siendo pisoteados en sus derechos y sus funciones no respetándose la Ley del Trabajo del Psicólogo Peruano; este abril puede convertirse en un mes histórico donde la fuerza de las conciencias levante su clamor porque tenemos derecho a una respetable salud psicológica en cada escuela e institución pública.

Los problemas de hoy, están en su mayoría entrampados con temas de la moral, de la conciencia, de la responsabilidad social, de la práctica de valores, de la lucha por el poder vil y egoísta de grupos políticos que destruyen nuestra patria a pedazos.

Escuchamos voces que nuevos gremios de escritores se organizan, que los psicólogos se organizan… nada es casualidad. La felicidad de una persona, familia, institución y comunidad no tiene precio; la construimos o destruimos mientras estamos ocupados en priorizar asuntos de ¨autoridades¨ que han perdido autoridad moral, académica y política para decidir los grandes cambios por el desarrollo de nuestra región y país.

Las escuelas necesitan bibliotecas abiertas y actualizadas con mucha literatura peruana y regional, con textos de ciencia, tecnología y artes. Las escuelas también necesitan un equipo de profesionales que ayude a construir un buen clima emocional en el aula y la institución educativa para que los procesos cognitivos fluyan y se desarrollen los mejores talentos e inteligencias múltiples. Sumándose mayor presupuesto para contratar y crear plazas orgánicas para psicólogos capacitados en manejo de la gestión de la no violencia a todo nivel, de la promoción de la salud psicológica institucionalmente entre otros.

¿Cómo podemos esperar mejores logros de aprendizaje en contextos educativos donde no se promueve la lectura como contenido transversal, razonamiento matemático con muchos casos de niños y jóvenes con dificultades de aprendizaje, relaciones humanas entre docentes, directivos y padres de familias en conflicto o deterioradas?

Abril recién empieza recordando también el Día Mundial de la Educación, por ese derecho que todos tenemos de educarnos en ambientes saludables con el asesoramiento de profesionales psicólogos de formación, respetando funciones y la Ley del Trabajo. Hagamos que las escuelas de hoy sean comunidades de aprendizajes exitosas y trascendentes.

Me permito saludar a todos los escritores y escritoras en este mes de las Letras Peruanas y a respaldar a todos los psicólogos y psicólogas peruanos a lograr el respeto de nuestra sagrada profesión estemos donde estemos. ¡¡¡El camino recién empieza… nuevos horizontes nos esperan…!!!

“Si tenemos cerebro pensamos, si tenemos corazón amamos y si tenemos vida actuamos”