Un agente del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) fue detenido por su colega cuando trataba de ingresar al penal de Cochamarca (Pasco) cargado de celulares, chips, cargadores, baterías, entre otros objetos prohibidos.

La intervención ocurrió al promediar las 7:15 de la mañana de ayer, cuando el agente Mayer Soria Maynas, natural de Pucallpa, ingresaba a su servicio.

Fue su colega Mauro Izaguirre quien al realizarle el registro personal detectó que Mayer tenía varios bultos en el cuerpo por lo que reportó a sus jefes inmediatos y al Ministerio Público.

Al llegar la fiscal de Huayllay,  Soledad Cruz, efectivos policiales y una abogada de la Defensa Pública se realizaron las diligencias.

Soria Maynas llevaba paquetes cubiertos con cintas aislantes adheridos a sus partes íntimas, también en la cintura y a la altura de sus tobillos.

Las autoridades encontraron un total de cinco celulares, dos grandes y tres pequeños; 12 chips, tres cargadores de celular, dos auriculares, cinco baterías, micromemorias, cargadores de celular artesanal, dos cables USB para cargar celulares, que se presume los comercializaría entre los internos del penal de Cochamarca, considerado uno de máxima seguridad del país.

Asimismo, el agente de 28 años de edad que vestía uniforme del INPE tenía en su billetera un total de 703 soles.

Tras las diligencias en el mismo establecimiento penal, el detenido fue conducido a la Comisaría de Cochamarca, donde permanecerá por un plazo de 48 hora en el que la Fiscalía desarrollará diligencias antes de decidir si solicita o no prisión preventiva para Mauro quien podría recibir una condena de hasta ocho años de cárcel.