La crisis política que vive el país en estos momentos está ligada íntimamente con la corrupción generada por Odebrecht. Este miércoles, mientras en la Comisión Permanente los fujimoritas y apristas siguen haciendo fuerza para agudizar la crisis, en el Brasil el exsuperintedente de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, reconfirmaba la entrega de dinero a las campañas electorales del APRA, del fujimorismo, de los exalcaldes de Lima, Luis Castañeda y Susana Villarán, así como a la excandidata municipal, Lourdes Flores, de Alejandro Toledo y Ollanta Humala.

Los fiscales se encuentran en Brasil para conocer también qué congresistas recibieron dinero para sus campañas. Por lo pronto se ha confirmado algunos nombres de excongresistas fujimoristas y del excongresista y expresidente del Consejo de Ministros de Alan García, Javier Velásquez Quesquén.

Quesquén y sus compañeros Mauricio Mülder y Jorge del Castillo con los fujimoristas liderados por Keiko Fujimori que está en prisión por el dinero que Odebrecht entregó para financiar su campaña electoral, han petardeado desde sus escaños y con sus votos la lucha anticorrupción.

A los fujiapristas no les interesa la solución de la crisis política, por el contrario hacen sus mejores esfuerzos por agudizarla y aprovechar el caos para quebrar la lucha contra la corrupción. La población debe mantenerse alerta.