La sensación de inseguridad en las calles y ciudades va en aumento en la población huanuqueña, sin embargo paradójicamente las Fiscalías están sin carga procesal que justifique su funcionamiento, al punto que el Fiscal de la Nación ha trasladado 12 fiscales, entre provinciales y adjuntos provinciales, al sureño departamento de Arequipa, donde —según afirma la resolución del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez— se ha incrementado el accionar delincuencial y la carga fiscal.

No deja de llamar la atención que los fiscales tengan pocos casos que investigar cuando en las calles la percepción es que la delincuencia va ganando cada vez más terreno.

¿Qué puede explicar la poca carga fiscal en Huánuco ciudad capital y provincias del departamento?

Una explicación podría ser que los ciudadanos creen cada vez menos en el sistema de justicia y por eso acude menos a ella cuando es víctima de la delincuencia.

De confirmarse esta hipótesis sería sumamente grave y peligrosa. La población no puede dejar de creer en el sistema de justicia, porque entonces empezaríamos el camino de regreso a la barbarie, al imperio de la ley del más fuerte.

Mientras nos quitan fiscales, pueblos de Marañón y Puerto Inca tienen que hacer protestas por la falta de acción de los operadores de justicia para enfrentar a la delincuencia. Eso confirma que algo anda mal, muy mal.