Las imágenes de escolares cruzando las caudalosas aguas del río Topa, arriesgando sus vidas, para llegar a su institución educativa y regresar a sus casa, han evidenciado la precaria situación en la que se encuentran familias de esa parte del departamento de Huánuco.

La crítica situación debe merecer una respuesta inmediata de las autoridades regionales y nacionales para resolver el problema de transitabilidad y alejar el riesgo de una tragedia en esas familias.

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones tiene puentes modulares. La gestión de Rubén Alva ha logrado la instalación de varios de estos en Huánuco. Sin embargo, no hay que descartar otras posibilidades de transporte inmediata como chatas u otros, mientras demora todo el trámite que conlleva la instalación de un puente modular o la construcción de uno de concreto o fierro.

Los pobladores proponen como solución inmediata la instalación de un guaro. Obviamente esto también va a demandar un tiempo en sus trámite y ejecución.

En tanto se definen proyectos a ejecutarse para atender a esos escolares y sus familias y dejen de cruzar el río caminando exponiendo sus vidas, desde las Municipalidades de Mariano Dámaso Beraún y Chaglla podría evaluarse propuestas conjuntas o mecanismos o promover la inversión en balsas o chatas. Pero algo se debe hacer urgente.