Debido a que la ayuda de las autoridades no llegaba y el temor de un nuevo huaico iba en aumento, pobladores de la localidad de Lindero decidieron alquilar una retroexcavadora para limpiar la quebrada por donde el fin de semana cayó un huaico y evitar un nuevo deslizamiento que podría ser más grave que los registrados.

Isidro de la Cruz, presidente de la comunidad campesina Lindero, se quejó de que a pesar de la crítica situación en la que se encuentran ninguna autoridad haya regresado ayer con ayuda para limpiar el cauce de la quebrada que quedó colmatada y con grandes piedras que podrían desprenderse con nuevos deslizamientos, pues las lluvias continúan.