Mientras los alumnos protestaban en el patio de la Universidad Daniel Alomía Robles exigiendo la salida de los miembros de la Comisión Reorganizadora, el presidente de ésta, Daniel Morgade, resaltaba los logros en el proceso de adecuación de instituto a universidad y decía no comprender “los intereses de los estudiantes”.

En medio de arengas, coros y reclamos contra Morgade, un grupo de aproximadamente 50 estudiantes iniciaron su huelga indefinida señalando que no hay diálogo con sus máximas autoridades “por la prepotencia” del presidente de la Comisión.

“Las clases están normales; el Daniel Alomía atiende a 180 estudiantes, una protesta de 20 o 30 alumnos no puede llamarse huelga”, comentó Morgade minimizando la protesta estudiantil.

El pasado viernes, la Comisión se reunió con los estudiantes para informar los avances sobre la adecuación a la nueva Ley Universitaria. Sin embargo, lo que para Morgade fue una reunión de “aclaración de dudas (…) dentro de lo normal”, para los alumnos fue “una ofensa” a sus derechos porque –acusan– se les trató de intimidar con “amenazas y ofuscamientos”.

El presidente de la Comisión señaló que han conseguido la reorganización administrativa, la primera transferencia del MEF por cerca de S/ 900 000, iniciar las actividades académicas y se convirtieron en pliego presupuestal con S/ 1.8 millones para la institución que será destinado a personal administrativos y refacciones de la infraestructura.

Sin embargo, para los alumnos la Comisión “carece de idoneidad”, ya que no cuenta con experiencia en el área administrativa. “No hemos podido desarrollar ni una sola clase de investigación porque existe cruce de horario, hemos pedido que nos cambien pero hasta ahora nada”, expresó Tony Chacón, delegado de los alumnos.

El dirigente estudiantil del último año señaló que el 80 % de los alumnos están protestando porque no están conformes con la actitud del presidente, a quien calificó de prepotente y abusivo.

Explicó que el otro 20 % (alumnos de primero y segundo año) no acata la medida de lucha por “amenazas de algunos docentes”.

Ante estos hechos, el presidente de la Comisión indicó que los roles de exámenes continuarán puesto que los docentes siguen laborando y anunció que convocará a una mesa de diálogo.