Una segunda toma de las instalaciones de la Universidad Nacional Daniel Alomlia Robles realizó un grupo de sus estudiantes exigiendo la salida de la Comisión Organizadora.

Desde las 2:30 de la tarde, aproximadamente 30 estudiantes, que tuvieron clases en la mañana, se quedaron dentro de la sede y exigieron al personal de seguridad y administrativos retirarse del local.

Tras desalojar a los dos agentes de seguridad, los estudiantes cerraron las puertas de la universidad pero aún en el interior estaban el vicepresidente de investigación, Ricardo Villanueva; la secretaria general, Yameli Guerrero; la secretaria de inversiones, Doris Felipe y la secretaria de Mesa de Partes, Karen Poma.

El presidente de la Comisión Organizadora, Daniel Morgade, pidió la intervención de  la Policía y Fiscalía ante la toma de la universidad y el supuesto secuestro del vicepresidente y administrativos.

Tras varias horas, la fiscal de Prevención del Delito, Diana Carnero Tolmos, instó a los alumnos a deponer su medida de protesta, pero ante su negativa se llamó a la fiscal penal, Julia Mellado Salazar, quien ingresó a la institución para determinar si los administrativos y el vicepresidente de investigación estaban secuestrados.

Mientras la fiscal realizaba las diligencias al interior de la Undar con la autorización de los estudiantes, afuera otro grupo de alumnos arengaban en contra de la Comisión. A pocos metros trabajadores administrativos y el mismo Morgade esperaban la salida de Villanueva y de las trabajadoras.

“Ministra, cumple tu palabra”, coreaban los estudiantes aludiendo al anuncio de la ministra de Educación, Flor Pablo, de que enviaría a una comisión para evaluar los conflictos en la universidad, “pero hasta ahora no hay ningún avance; por lo contrario, parece que el Ministerio avala a la Comisión al aceptar únicamente la renuncia del vicepresidente Académico, Jonathan García y no retirar a todos los integrantes”, cuestionó el delgado de los estudiantes, Tony Chacón.

Los estudiantes acusan a la Comisión de “abuso de autoridad” por —dicen— cambiarles de horarios y docentes constantemente, rechazar becas para algunos estudiantes con notas buenas, reducir horas de práctica de los docentes, entre otros. Mientras que Daniel Morgade acusa a los docentes nombrados de estar detrás de las protestas por “intereses personales”.

NO RENUNCIARÁN

Tras seis horas de protesta, los alumnos y administrativos se retiraron de las instalaciones de la universidad ante la exhortación de la fiscal Julia Mellado.

Cuando Ricardo Villanueva y la secretaria general salían, los estudiantes lanzaron huevos. “¡Fuera!, ¡No los queremos!, ¡corruptos!”, gritaban.

Si bien Villanueva dijo que no hubo secuestro, también dijo que sí hubo la toma de una institución pública y amenaza a los integrantes de la Comisión Organizadora y administrativos. “Vamos a continuar las acciones penales por las agresiones”, expresó bastante contrariado.

Ante la consulta de la prensa, descartó su renuncia y la de Morgade a organizar la Undar.

“¡No vamos a renunciar!”, sentenció y anunció  que comunicarán al Ministerio de Educación los conflictos internos con docentes y alumnos.

“No permitiremos que la universidad sea tomada por intereses personales”, expresó.

Para hoy, los estudiantes y docentes nombrados de la Undar han programado una velada en la Plaza de Armas de Huánuco para pedir el apoyo de los ciudadanos a su pedido de que se cambie la Comisión Organizadora.

Estudiantes se retiran al finalizar la toma.

Ricardo Villanueva fue atacado con huevos.