Diez días de plazo ha concedido la Comisión por la Dignidad de la Región Huánuco para que el Ejecutivo explique las razones por las que los ministros no llegaron a Huánuco para instalar la mesa de diálogo sobre el futuro de la Central Hidroeléctrica de Chaglla y reprograme dicha reunión, de lo contrario se reiniciará el paro que se suspendió precisamente ante la promesa del entonces presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, de entablar diálogo con Huánuco.

A ese acuerdo llegaron la tarde de ayer los diversos dirigentes integrantes de dicha Comisión. Sin embargo, antes de tomar acuerdos expulsaron de la reunión a Gilmer Gómez y Antonio Astuquipan Salinas, acusándolos de “fujiapristas”, “traidores” y confabular en contra de la posición de la Comisión que es en contra de la venta de la Central Hidroeléctrica por parte de Odebrecht y en cambio pase al Gobierno Regional.

Jotwin Criollo, presidente de dicha comisión, confirmó que en reemplazo de Gómez y Astuquipán han incorporado al  dirigente Leandro Olivas y el historiador Guillermo Echevarría.

Explicó que se negaron a participar en la reunión convocada para el viernes con funcionarios de ministerios llegados de Lima, porque no la coordinaron con ellos, como se acordó, y acusó a la administración de Juan Alvarado de pretender manipular la agenda de la reunión en contra de la posición de la Comisión.

La mañana del viernes, los obreros del Sindicato Regional de Construcción Civil se plantaron en las puertas del Colegio de Ingenieros para impedir el desarrollo de la actividad.

Criollo advirtió que que en diez días el Ejecutivo debe convocarlos para instalar la mesa de diálogo, de lo contrario volverán a paro.

En tanto, el día de la suspensión de la reunión, César Ulloa Arteaga, integrante de la Oficina General de Gestión Social, quien había llegado de Lima para dirigir el diálogo, afirmó que “[los dirigentes] simplemente han decido no participar” suspendiendo la “reunión informativa”.

Y precisó que la reunión solo era para informar sobre el canon energético de Chaglla y zona de influencia, autorizaciones de Antamina y restos arqueológicos.

Criollo insistió que la reunión se acordó para tratar únicamente el caso de la Hidroeléctrica.