El secretario de de­fensa del Sindicato De­partamental de Cons­trucción Civil, Américo Cárdenas, salió al frente de las declaraciones del secretario general del Sindicato Regional de Construcción Civil, Jo­twin Criollo, quien cali­ficó de discriminatorio el acta que el sindicato de Américo con otros cinco sindicatos de Amarilis fir­maron con el Consorcio DH-Mont & CG&M S.A.C. para que solo ellos traba­jen en la construcción del complejo deportivo de Paucarbamba.

“¿Quién discrimina a quién?”, se preguntó Américo Cárdenas al tiempo de enumerar que en las obras de los centros comerciales Real Plaza, Open Plaza trabajaron muy pocos obreros de Huánuco y Criollo, dice, no dijo nada.

También afirmó que en la construcción del co­legio Las Mercedes solo trabajaron los afiliados al Sindicato Regional y ni uno solo de Amarilis. “¿De qué discriminación habla?”, se preguntó.

Américo Cárdenas explicó que firmaron el “Acuerdo de Paz y Uni­dad” con DH-Mont & CG&M S.A.C. para evitar las malas experiencias en las construcciones del Real Plaza y Open Plaza cuyos puestos fueron co­pados mayoritariamente por gente foránea.

Justificó la firma del cuestionado dirigente de la Fenatrac, Augusto Antonio Ramos Dolmos, al afirmar que han apro­vechado que éste trabaja con dicho Consorcio en Lima para acercarse a la empresa.

Sin embargo, Améri­co Cárdenas marcó dis­tancia de Dolmos y ase­guró que éste no maneja la obra del Complejo De­portivo de Paucarbamba.

En se sentido insistió en acusar al Sindicato de Jotwin de haber contra­tado a gente de malvivir para que los ataque la ma­ñana del lunes que se iba a realizar la ceremonia de entrega del terreno por parte del Gobierno Re­gional al Consorcio para el reinicio de la construc­ción del Complejo Depor­tivo de Paucarbamba.

El enfrentamiento entre ambos bandos frus­tró la ceremonia y el rei­nicio de los trabajos que están paralizados desde hace dos años.

No obstante afirmar que el Consorcio a cargo de la obra puede contra­tar a quien quiera, mer­ced al la Negociación Colectiva 2016-2017 con Capeco (Cámara Perua­na de la Construcción), el secretario de defensa del Sindicato Departa­mental de Construcción Civil aseguró que no de­jarán que se contrate a otro personal que no sea de ese sindicato y de los otros cinco Sindicatos de Construcción Civil de Amarilis.

Negó que esa actitud sea un acto de discrimi­nación e insistió en que las empresas de construc­ción son libres de contra­tar a quienes quieran, por la misma razón que la Di­rección Regional de Tra­bajo no puede intervenir.

No obstante, Cárde­nas llamó a Jotwin Crio­llo al diálogo y buscar la unidad para las futuras obras que se ejecutarán: Hospital Hermilio Val­dizá, y evitar enfrenta­mientos como los que ahora protagonizan.

Cárdenas también rechazó las declaraciones de Deivis Ricsi, dirigente de construcción civil, de que el Sindicato Depar­tamental y sus dirigentes no defienden los dere­chos laborales, y lo seña­ló como el “delincuente” que le vendió un celular robado y lo amenazó de muerte. Dijo conocerlo porque era su vecino en el Sector 1 de San Luis.

Son los compañeros de Amarilis que fueron discrimina­dos por el Sindicato Regional de Cons­trucción Civil y ahora Jotwin habla de unidad y discri­minación.