En medio de una nueva protesta de los sindicatos de Construcción Civil, el Gobierno Regional de Huánuco y el Consorcio Obrainsa-Joca se comprometieron a reiniciar la obra del Hospital Regional Hermilio Valdizán antes de finalizar el mes de noviembre, tras tres meses y medio de paralización por la filtración de agua del subsuelo.

“Vamos a trabajar para que la obra se reinicie antes de fin de mes”, se comprometió el gerente de Infraestructura del Gobierno Regional, César Martel, sumándose a su compromiso el gerente de Obrainsa-Joca, Javier Rojas Coral, ante la exigencia de los dirigentes del Sindicato Regional de Construcción Civil, Jotwin Criollo y Américo cárdenas, quienes tenían a sus afiliados protestando en la puerta del Gobierno Regional.

El 30 de octubre Obrainsa-Joca había reiniciado los trabajos en el terreno donde se levanta la nueva infraestructura del hospital con un promedio de 45 obreros, integrantes de los Sindicatos Regional y Departamental de Construcción Civil, y la maquinaria del Sindicato de Volqueteros de Huánuco.

Sin embargo los trabajos volvieron a paralizarse el jueves aduciendo que el Gobierno Regional no les entregó la primera valorización de obra para continuar.

César Martel aclaró que el Gobierno Regional no autorizó el reinicio, como consta en el cuaderno de obra, porque aún no se aprobó el primer adicional deductivo, pero tenían conocimiento del reinicio de actvidades en el terreno del hospital porque “el Consorcio informó verbalmente”.

En tanto, el gerente de Obrainsa-Joca, Javier Rojas Coral, dijo que dieron reinicio a los trabajos previos porque creían que los planos del rediseño de la subestructura del edificio que les entregó Gobierno Regional estaban correctos y listos para realizar la estimación de costos.

“Teníamos unos planos ‘definidos’ y creíamos que se iba dar los costos, pero (…) se encontraron más de 450 observaciones”, manifestó al señalar que en tres oportunidades devolvieron los planos porque tenían observaciones.

“Hoy [el viernes], el Gobierno Regional nos entregó los últimos planos modificados y si no hay observaciones se iniciará a pactar costo para el reinicio”, declaró sin descartar que de encontrarse más observaciones la obra se seguirá retrasando.

Martel indicó que los primeros planos se entregaron a Obrainsa el 6 de octubre y los últimos planos corregidos el último viernes.

Agreden a seguridad y jefe de Imagen del Gorehco

Trabajadores de Construcción Civil decidieron tomar la mañana del viernes las instalaciones del Gobierno Regional, ante la decisión de Obrainsa-Joca de volver a paralizar los trabajos atribuyendo responsabilidad al Gobierno Regional y para exigir al gobernador regional que llegue a un acuerdo con el consorcio para que reinicie los trabajos.

Desde las 5:30 de la mañana los obreros se colocaron en las puertas del Gobierno Regional, impidieron el ingreso de los trabajadores administrativos, mientras esperaban la llegada de los funcionarios y de la vicegobernadora regional, Rosalía Storck para reunirse con ellos, porque el gobernador Rubén Alva viajó a Alemania,

Al promediar las 8:30 de la mañana un grupo de obreros atacó al agente de seguridad de Alva, Nico Valentín, tras ser señalado de que los estaba filmando.

El jefe de la oficina de Imagen Institucional, Nilo Cuenca Pérez, y otro trabajador de esa área también fueron agredidos cuando salieron en defensa de Valentín. El incidente no pasó a mayores por la intervención de efectivos policiales que resguardaban las puertas del Gobierno Regional.

Ante la negativa de los obreros de retirarse hasta que se entable una mesa de diálogo entre el Consorcio y el Gorehco, la fiscal de Prevención del Delito, Rocío Castro, invocó a los obreros a limitar sus acciones de reclamo y permitir que los trabajadores ingresen al Gobierno para laborar.

Los dirigentes y la fiscal llegaron a un acuerdo y los administrativos ingresaron a su centro de labores al promediar las 9:40 de la mañana. La mesa de diálogo se instaló a las 10: 15.

La vicegobernadora dirigió la reunión junto con el gerente general, Gustavo Alvarado; en la conversación participaron los dirigentes de los obreros y los representantes del consorcio.

Obreros rodean al comunicador Nilo Cuenca.

El seguridad de Alva Nico Valentín grababa cuando fue atacado.