Veinte menores de edad, aproximadamente, que cumplen medidas judiciales bajo custodia de sus padres aprendieron a cultivar plantas medicinales en el Biohuerto Judicial de Ambo, como parte de su proceso de resocializacion social.

“Estas actividades muestran el rostro humano de la justicia”, sentenció el presidente de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, Samuel Santos Espinoza, al destacar el taller de ecoterapia desarrollado por los integrantes del Equipo Multidisciplinario. “Con estos talleres buscamos reducir la negatividad y lograr la reinserción social de los menores”, acotó sin dejar de advertir que el cuidado de una planta forma responsabilidad.

En el taller los jóvenes participaron también de la primera cosecha de las plantas medicinales que antes cultivaron en el Biohuerto Judicial que está a cargo de la  Comisión distrital de Gestión Ambiental presidida por la jueza superior Rocío Marín Sandoval.

Parte de la cosecha fue entregada a la Comisión de Seguridad y Salud en el Trabajo de este Distrito Judicial para que se utilicen en el programa de Taichi.