Ronderos del distrito de Umari (Pachitea) arrestaron ayer a un sujeto acusado de haber abusado de una niña desde que tenía 10 años de edad. Los hechos ocurrían en el caserío de Chachaspata, hasta donde llegaron efectivos policiales y trasladaron al presunto agresor.

Los abusos que habría estado sufriendo la menor se descubrió cuando su vecina Lucina Aróstegui la buscó para preguntarle por qué no había ido a desayunar a su casa como lo hacía los otros días, mientras su madre está en la selva.

Al ser interrogada por Lucina, la niña se quedó callada por lo que le pidió acompañarla a recoger durazno, fue cuando la menor que actualmente tiene 12 años le dijo que el señor Justiniano era malo, que le había tocado sus partes íntimas. Le dijo que la reciente agresión había ocurrido la mañana del sábado.

Indignada, la mujer pidió el apoyo de los ronderos de Umari. Fueron ellos los que arrestaron a Justiniano Eugenio Diego (59), que es natural del distrito de Chaupimarca, Pasco.

Policías de la Comisaría de Pachitea llegaron al lugar y trasladaron al detenido a la Comisaría de Panao, donde se iniciaron las diligencias a cargo del fiscal Elmer Estrada Muñoz, entre otras la evaluación médico legal a la menor, así como la evaluación en cámara Gesell.

Se conoció que el médico legista concluyó que la víctima presenta desfloración himeneal antigua, lo que corroboraría lo indicado por la víctima, que la agresión sexual por parte de su vecino ocurrió hace 2 años, fecha en que también su madre estaba de viaje.

Manifestó que no contó a nadie lo ocurrido porque fue amenazada de muerte.