La selección nacional cayó ante su similar de Brasil y ha conseguido el segundo lugar en la Copa América. Aunque quede la desazón por la derrota, hay que celebrar el segundo lugar y celebrar a quienes lo han hecho posible: Ricardo Gareca y los “Guerreros” que vistieron la blanquirroja dentro y fuera del campo y los que estuvieron detrás de ellos.

No hay nada que reprochar, pero sí entender que este segundo puesto es parte del proceso de crecimiento en el que anda nuestro equipo.

Gareca ha ratificado su continuidad al frente de la selección y eso garantiza también la continuidad de este proceso que nos ha devuelto, primero a una cita mundialística después de 36 años, y a la final de la Copa América después de 44 años.

Vamos por partes. Ya ingresamos al nivel competitivo y luego vendrán los títulos, pero si le damos continuidad al trabajo, si el torneo local se hace más competitivo y si las divisiones menores son semilleros de cracks.

La derrota ante el Scratch por 1-3 es un resultado que duele, pero que nos recuerda que el proceso de crecimiento de la selección no ha culminado, que hay tareas pendientes, que hay mucho trabajo aún. Y mucho por seguir alentando a esta selección de “Guerreros”.

Vienen los partidos amistosos y luego el largo camino para la cita mundialística de Qatar. ¡Arriba Perú!