Queriendo graficar lo importante que es la labor de los jueces, lo vital que resultan para el sistema democrático sus fallos, el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, evocó la época en que el grupo terrorista Sendero Luminoso controlaba pueblos e instó a los jueces a administrar justicia con independencia para que grupos extremistas no vuelvan a florecer en nuestro país.

“Si los jueces no administramos justicia, que vuelva Sendero Luminoso, que haga sus juicios populares en las plazas y que aplique la pena de muerte de inmediato”, dijo Duberlí Rodrígugez, recordando esa época sangrienta en que las huestes de Abimael Guzmán imponían su ley y que incluso en un momento fue apoyado por pobladores y hay quienes incluso invocan esos “juicios populares” cuando se advierte impunidad con los delincuentes.

Por eso es importante un sistema judicial fuerte, con magistrados imponiendo la ley sin consideraciones del poder político o económico. Un Poder Judicial que no comercialice sus resoluciones.

El sistema democrático no es perfecto, pero es mejor alternativa a los modelos extremistas y violentistas como el que ofrecía Sendero Luminoso.

La defensa de la democracia pasa por tener instituciones fortalecidas, con credibilidad y un sistema judicial cumpliendo y haciendo cumplir las leyes con independencia.