TINGO MARÍA-Emer Arangüez

La tarde de ayer el saliente presidente de la Federación Cafetalera Región Huánuco, Gerardo Meléndez Obregón, realizó la transferencia de cargo y entrega de bienes a su sucesor Albero Bonifacio López y a los pocos integrantes de la nueva junta directiva que acudieron a la cita.

De los once miembros que tiene la junta directiva, solo participaron tres: Alberto Bonifacio (presidente), Gustavo Almeida (fiscal) y Orlando Nieto Mazgo (tesorero).

“Estamos entregando con total transparencia una impresora multifuncional, una laptop con todos sus accesorios y diversos documentos, archivos de empadronamientos, constancias de posesiones para renovación de cafetales y una banderola”, detalló Gerardo Meléndez, quien aseguró que seguirá apoyando a la Federación.

“La transferencia es conforme (…) en lo sucesivo se corregirá la actitud de los faltantes. Y sobre proyectos o labores pendientes; previa coordinación, la directiva que presido consolidará acuerdos a fin de cristalizarlos”, declaró Alberto Bonifacio López sin ocultar incomodidad por la ausencia de sus otros directivos.

Más mortificado aún se mostró Gustavo Almeida: “De qué vale que los directivos dijeron que vamos a trabajar con transparencia, unión y con responsabilidad, si en esta transferencia no están presentes. Si veo actos irregulares aplicaremos medidas de corrección o sanción acorde al estatuto. Yo estaré atento y realizaré visitas inopinadas a las diferentes bases”, adelantó.

Ante la ausencia del secretario de actas y archivos, el acta de conformidad de transferencia fue redactada en papeles simples que el presidente saliente y los tres nuevos dirigentes firmaron, pero nadie estampó su sello.

La transferencia de los bienes del Federación Cafetalera Región Huánuco culminó en la calle debido a que el gremio ya no tiene la oficina que le brindaban como apoyo junto a los ambientes del Senasa y el Plan Nacional Renovación de Cafetales.