En el tercer día de audiencia en el caso  “Los Intocables de Huánuco”, el fiscal César Palli Calla sustentó su pedido de dictar prisión contra los tres efectivos de la Policía Nacional acusados de colaborar con dicha organización dedicada al hurto, robo, receptación de vehículos y extorsión a sus dueños.

Para la Fiscalía, los suboficiales Marcos Antonio Díaz Correa (32) y Raúl Yamel Cervantes Chávez (29) están implicados en al menos dos hechos delictivos, según las escuchas telefónicas del sistema Constelación.

Un primer caso que se le atribuye a los amigos es haber recuperado la motocicleta de su colega, el suboficial Jhon Piñán Condori, en agosto del presente año.

Para lograrlo, el suboficial Raúl Cervantes recurre a Franklin Martel Acosta, “Huevito”, a quien luego de saludarlo amigablemente le comunica que están buscando un “caballo”, que para la fiscalía es la motocicleta, y le indica que revise su WhatsApp.

“Huevito” a su vez se comunica con Alí Huerta Espinoza, “Chuki”, para decirle que lo estaban llamando por la motocicleta y le da las características, indicándole que es para el primo de su primo.

Durante las investigaciones, el policía agraviado declaró que al no poder recuperar su vehículo pidió a sus colegas del penal de Potracancha ayudarlo a recuperar y que estaba dispuesto pagarles a ellos y no a los “rateros”. Posterior a ello, el suboficial Cervantes le dijo que fuera a Puelles, donde encontró su vehículo.

Dijo haberle dado 300 soles al suboficial Díaz y al día siguiente S/ 1200 por ayudarlo a recuperar su vehículo.

Un segundo hecho en el que habrían participado ayudando a recuperar una motocicleta sucedió el 24 de setiembre del presente año. El hurto ocurrió en el frontis de un bar ubicado en la subida a Marabamba.

Al día siguiente, Constelación captó la conversación de ambos policías en la que en claves se refieren a la  motocicleta robada y le indica que los detalles estaban como mensaje en su celular. Aunque el abogado de lo investigados dijo que hablaban de la marca de una zapatilla que el suboficial Díaz comercializa, el sistema ha puesto al descubierto el mensaje en el que figura el número de placa y otros detalles.

Según declaró el agraviado, los delincuentes lo extorsionaron con la suma de 1800 soles. Su vehículo fue recuperado en la cuadra 18 del jirón Independencia.

Ambos policías son acusados del delito de receptación agravada.

MATOS QUINTO

Respecto al ST1 Juan Matos Quinto, el fiscal lo acusó del delito de encubrimiento personal, por lo que la pena que se le impondría sería superior a los 10 años.

Según el sustento fiscal, serían dos casos en los que el indicado efectivo —que hasta el día de su detención laboraba  en el Departamento de Robo de Vehículos (Deprove)— participó y favoreció a los delincuentes, a fin de que no sean sancionados.

El primer caso en el que habría participado  Matos Quinto ocurrió el 3 de marzo del presente año. Según uno de los colaboradores, tras el robo de una motocicleta por el mercadillo Las Moras, Matos Quinto llama al delincuente apodado “Bebe” y le exige que devuelva la moto que pertenecía a un policía y que había un vídeo.

Según el colaborador, al día siguiente, policías de la Deirove hallaron la motocicleta sin que se haya realizado pago alguno.

El segundo caso en que estaría implicado dicho policía se sustentará hoy por la mañana, con lo que culminará la acusación individual. Antes de exponerse los casos de los policías, el fiscal sustentó la mañana de ayer su pedido de prisión contra Eisen Oscar Alpes  Morales (hurto agravado y robo agravado), Elvis Torres Cruz (receptación agravada y hurto agravado) y Charles Yony Vega Soto (tenencia de arma de fuego y robo agravado).

Según disposición de la jueza Anabely Meza, de inmediato el fiscal deberá sustentar la supuesta participación de los 15 investigados en el delito de crimen organizado. Está previsto que el lunes concluiría la audiencia de prisión preventiva con la decisión de la jueza.