¡Urgente! En busca de un local para trasladar al personal del centro de salud de Llicua de las viejas instalaciones de material rustico que pueden colapsar en cualquier momento, están las autoridades locales .

En la reunión entre los alcaldes de Llicua, Lucio Echevarría; Amarilis, Antonio Pulgar, y el gobernador regional, Juan Alvarado, se acordó que el personal de salud abandone el local ubicado en la subida a la capilla de Llicua por su deterioro y alto peligro de que corren los trabajadores ante un colapso.

Dicho local se encuentra declarado en riesgo alto desde el 2014 por Defensa Civil.

“La población se niega a que el personal sea trasladado al centro de salud de Amarilis por la distancia, por eso se acordó que se buscará un local cerca para ubicar a los trabajadores”, informó el alcalde Lucio Echevarría.

Se informó que Lucio Echevarría Padilla y los dirigentes de la zona se comprometieron a dialogar con los representantes de la parroquia y del comedor popular de la zona para el préstamo de ambientes para el inmediato traslado del Puesto de Salud, previa evaluación de Defensa Civil.

Son diez trabajadores del centro de salud de Llicua, entre médicos, odontólogos, enfermeros, obstetras y psicólogos los que atienden las enfermedades de más de 10 000 asegurados al SIS en ese centro poblado.

En la reunión también se acordó que el Gobierno Regional tramitará ante el Ministerio de Salud la donación de módulos de salud, que “al menos tomará cuatro meses” y en un plazo de un año deberán culminar el expediente técnico para la construcción de una nueva infraestructura.

“El traslado debe ser inmediato por el peligro que corren los trabajadores y los asegurados”, indicó el alcalde del distrito de Amarilis, Antonio Pulgar.