La máxima pena de cárcel le fue impuesta ayer a un campesino que fue encontrado culpable de violar a una menor de 13 años de edad que vivía en la misma casa que él. La agresión a la niña se perpetró en el Sector Shauinto, en el centro poblado de Chipaco, en el distrito de Monzón.

La sentencia a Israel Torres Calixto, que está recluido en el penal de Potracancha, fue dictada -a través del sistema de videoconferencia- desde la ciudad de Tingo María por el Juzgado Supraprovincial Penal de Leoncio Prado, integrado por los jueces Franklin Fano Rivera, Miguel Ramos Robles y Patricia Espinoza Tello.

El fiscal de Monzón Antonio Berrocal Ortega acusó a Torres Calixto de haber ultrajado a su media hermana hasta en 4 oportunidades, durante el año 2015.

Las diversas pruebas acopiadas por el representante del Ministerio Público fueron ventiladas en el juicio oral, entre otros el certificado del médico legista y la evaluación psicológica, en las que la víctima narró cómo es que Israel tocaba sus partes íntimas, le mostraba imágenes pornográficas y la ultrajaba, para luego amenazarla con un arma de fuego si contaba a sus familiares.

Incluso la impedía salir de casa y tener amigos, por lo que dijo haber huido de casa. Meses después, la menor contó a su hermana y otros familiares la agresión que sufrió por parte de su hermano y fueron ellos los que decidieron denunciar el hecho.

El sentenciado que ha negado hasta el último momento haber abusado de la menor pagará además la suma de 5000 soles de reparación civil.