El gobernador regional, Rubén Alva, está comenzando el segundo mes del último año de su gestión, estrenando gerente general y reestrenando director regional de Salud, además de otros cambios de funcionarios en la administración regional.

La novedad es Arlindo Luciano Guillermo a la cabeza de los gerentes del Gobierno Regional. Profesor de profesión, literato y periodista ha asumido el reto tras tres años continuos en la administración pública. Afirma que su labor como asesor del gobernador regional y subgerente en la Gerencia de Desarrollo Social le servirán al frente el equipo gerencial.

Arlindo tiene la obligación de ejercer liderazgo en este último trance de la administración de Alva, que si bien es cierto ha tenido que lidiar con obras problemas y desorden administrativo heredados, también es cierto que ha generado una percepción de falta de liderazgo.

El Gobierno Regional, bajo el gobierno de Alva, está muy lejos de ser “el principal instrumento de desarrollo de la región” que ofreció cuando se anunciaba la recolección de firmas para su revocatoria.

En el caso de Alfredo Centurión, regresa a una institución que conoce bastante bien, en el que ya ha tenido resultados. Sin embargo debe enfrentar el primer conflicto de reordenar o no el recurso humano en el sector, que según su antecesor José Bernable, debe hacerse por las irregularidades en la mayoría de los destaques del personal.