La consultora contratada por la empresa municipal Seda Huánuco para atender la crisis generada por la contaminación de la planta de tratamiento y del río Higueras con petróleo, Carmen Vargas ha recomendado, entre otras cosas, que de inmediato se mejore el canal de conducción de agua del Higueras en Canchán a la planta de tratamiento en Cabrito Pampa.

Mejorar el canal de conducción requiere que Seda Huánuco, la Municipalidad Provincial o el Gobierno Regional asignen presupuesto o por lo menos lo gestionen ante el Ministerio de Vivienda u otros organismos.

Pero resulta que en trámite está la reubicación del referido canal por efectos de la obra de ensanche y asfaltado de la carretera Huánuco-La Unión en plena ejecución.

Así las cosas ninguna institución pública asignará presupuesto para mejorar un canal que —está decidido— será clausurado. Entonces la recomendación de la consultora caería en saco roto y los riesgos de contaminación de las aguas del canal de conducción persistirán y en cualquier momento podríamos estar otra vez sin agua potable por varios días.

Si bien Carmen Vargas recién va a elaborar su informe minucioso sobre la situación de emergencia y sus recomendaciones, los alcaldes de Huánuco, Pillco Marca y Amarilis y el gobernador deberían abrir un espacio de trabajo para proteger el canal de conducción, porque si bien debe ser reubicado, nadie sabe hasta ahora cuándo será.