Por segunda vez el exdiputado pepecista por Huánuco, Horacio Cánepa Torre, está envuelto en un escándalo de corrupción de proporciones. La primera vez fue en el año 1995 cuando se descubrió el intento de fraude electoral que lo beneficiaría junto a Víctor Joy Way para llegar al poder y ahora es parte del mayor escándalo de corrupción continental promovido por la transnacional brasilera Odebrecht.

La primera vez Cánepa logró salvarse de la cárcel por un fallo del entonces operador de Vladimiro Montesinos en el Poder Judicial controlado por éste y Alberto Fujimori, Alejandro Rodríguez Medrano. Cánepa estaba entonces en el extranjero, prófugo.

Esta vez su situación parece más complicada. Tan complicada que en un tácito reconocimiento de que favoreció a Odebrecht con sus arbitrajes, está buscando que la Fiscalía lo considere “colaborador eficaz” , al punto que ha entregado audios supuestamente de la exlideresa del PPC, Lourdes
Flores Nano, admitiendo haber recibido dinero de Odebrecht para su campaña electoral presidencial.

Cánepa no ha dudado en delatar a Flores Nano en su intento por evitar la cárcel. Años atrás, en campaña electoral, Flores Nano en Huánuco defendía a capa y espada la postulación al Congreso de la República, de Cánepa a quien exhibía a su lado y era considerado su hombre de confianza. Hoy, él ofrece su cabeza en bandeja a la justicia.