Juan Carlos Espinoza Vilar
Señor Presidente Constitucional de la República, Ing. Martín Vizcarra Cornejo, es encomiable que se preocupe por la salud de la población y declare el año 2020 como el “Año de la Universalización de la Salud”; entiendo que esta denominación tiene relación con la norma que dispone asegurar al Sistema Integral de Salud (SIS), a todos los ciudadanos y ciudadanas que carecen de un seguro de salud; sin embargo permítame efectuar algunas sugerencias al respecto:

Primero.- El Sistema Integral de Salud (SIS) no contribuye con la eficiencia del sector salud, pues sólo crea plazas administrativas, al extremo que Perú es el único país en Sudamérica que cuenta con 3 administrativos por médico, mientras que Uruguay y Paraguay, por ejemplo, cuentan con 5 y 3 médicos por un trabajador administrativo, según una investigación de la Asociación Contribuyentes por Respeto que reunió y comparó información de Salud, Essalud, la Organización Mundial de la Salud y la Organización para el Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), organización al que aspiramos incorporarnos, por lo que se debe desactivar el SIS y con ese ahorro fortalecer los establecimientos de salud y así cumplir con la voluntad política de su gobierno y el mandato constitucional, que es la de brindar el servicio de salud a toda la población.

Segundo.- Según la información que sustenta los Lineamientos de Política Sectorial para el periodo 2002-2012, el Ministerio de Salud gasta el 90 % de su presupuesto en el Sistema de Atención Médica, mientras que sólo destina el 1.5 % del mismo para mejorar los Estilos de Vida, que presenta una contribución potencial a la reducción de la mortalidad del 43 %; en otras palabras, desatiende la Promoción de la salud que se vincula al cambio de los estilos de vida de la población, como las ventajas de practicar deportes, evitar el consumo de bebidas alcohólicas, tratamiento de los residuos sólidos, entre otros, con los que busca atacar las raíces profundas de los problemas que aqueja a nuestra sociedad, aspecto que se debe corregir.

Tercero.- En armonía con lo expuesto en los puntos anteriores y observando la definición de salud por la Organización Mundial de la Salud en el sentido que el término implica el completo bienestar físico, mental y social de la población; recogiendo además lo establecido en las normas sobre el proceso de descentralización, en el que uno de sus principios establece que la instancia de gobierno más cerca al problema debe ser la encargada de solucionarlo, se impone la necesidad de cumplir con lo establecido en la RM Nº457-2005-MINSA, que encarga al personal de salud la tarea de facilitar el proceso de desarrollo, en razón a que ellos se encuentran más cerca de las familias e intervienen desde antes del alumbramiento, por lo que se les debe dotar de las competencias necesarias. Los otros sectores públicos y privados, así como la sociedad civil deben complementar la tarea del personal de salud, previa coordinación, para evitarse interferencias o duplicidad de esfuerzos, que terminen distorsionando los resultados.

Cuarto.- Los resultados se deben evaluar en función a lo establecido en los Planes de Desarrollo que están obligados a formular y ejecutar los Gobiernos Locales y Regionales, para poder medir la eficacia, eficiencia, etc de la gestión.

Quinto.- Los integrantes de los equipos que logren resultados satisfactorios deben ser reconocidos y  premiados, para cuyo efecto se puede implementar un fondo en los Gobiernos Regionales con recursos producto de la cobranza por la Reparación Civil por actos de corrupción y aportes que el sector privado puedan efectuar. La Cooperación Internacional también puede aportar si observan que se trata de un trabajo planificado y con la participación de los principales actores locales.

Señor Presidente, el Sector Salud tiene que ser eficiente si queremos alcanzar el desarrollo. ¡EL PERÚ PRIMERO!

«Los resultados se deben evaluar en función a lo establecido en los Planes de Desarrollo»