Pier Paolo Marzo Rodríguez
La identidad de Huánuco no  es la idea que tenía el grupo de españoles comandado por Gómez de Alvarado que el 15 de agosto de  1539 decidieron fundar la ciudad en las alturas de Huánuco pampa. Y tampoco la idea de los incas y yarovilcas que bajo el mando de Illatupa obligaron a ese grupo a salir de ahí y trasladarse al emplazamiento actual a orillas del Huallaga, en tierras de predominio panatahua.

Pero algo de todos ellos y de muchos más está en las identidades  que hilan la historia de Huánuco.

Pues Huánuco es una ciudad construida en capas. Su ubicación y su clima prodigioso la han hecho atractiva de migrantes de los cuatro puntos cardinales y todos los pisos altitudinales. Lo que a su vez hace de sus habitantes, acogedores de todos. Y eso le da, a pesar de que la estructura del valle y la falta de planificación urbana limitan su crecimiento, un espíritu cosmopolita, donde se encuentran la sierra y la selva, junto con los costeños y aun, los extranjeros que terminan radicando aquí.

Sin embargo, Huánuco no termina de ofrecer a sus jóvenes las oportunidades que les permitan quedarse a hacer acá su vida profesional. Y entonces, así como atrae, también expulsa a sus hijos. Los jóvenes que terminan la universidad y los estudios técnicos lo saben muy bien. Y cualquier visita a nuestros campos lo confirma. Allí hay un punto medular en el balance de aniversario: ¿Cómo hacemos que nuestros atractivos sean sostenibles en una lógica de desarrollo para todos?

Mientras lo pensamos, observemos algunos aspectos de la identidad viva de hoy: la creación musical, la generación de empresas de servicios gastronómicos, el espíritu innovador de jóvenes y profesionales y el activismo de otros jóvenes en varias áreas.

  1. Los festivales y manifestaciones musicales son increíblemente variados: desde música clásica con las varias orquestas y conjuntos de cámara que tienen a la hoy Universidad Nacional Daniel Alomía Robles como cantera, hasta grupos de rock y de fusión andino moderna, pasando por los de cultivo de danzas tradicionales. Huánuco canta y baila con tradiciones y novedades.
  2. Todos los años vienen apareciendo nuevos cafés, heladerías, restaurantes. Como lo detallé en otro artículo, Huánuco es una de las regiones con mayor índice de generación de empresas, a puro pulmón, a pesar de la falta de una política clara de apoyo a las iniciativas empresariales. Y estas buscan recoger algo de la identidad previa, añadiendo su aporte a la identidad contemporánea.
  3. Huánuco tiene 7 e inventores reconocidos, en la ola ambientalista que distingue nuestro tiempo. Desde escolares que desarrollan soluciones biológicas a la contaminación por tecnoport, hasta empresarias que patentan abono orgánico a partir de pañales. O gomitas de sangre de cuy con aguaymanto para combatir la anemia. Pero también docentes que innovan en métodos para que los escolares le agarren el gusto a la lectura e investigadore/as en muchos campos. Insisto, a pulmón, sin mayor apoyo que potencie sus iniciativas.

Tenemos jóvenes que impulsan carreras, como la de este domingo del aeropuerto a la plaza de armas, que impulsan el ciclismo, que impulsan bibliotecas comunales, que marchan contra las corridas de toros como hicieron el sábado, que se han sumado a alzar la voz contra la corrupción, que promueven la ciencia y la tecnología, que hacen poseía y siguen las tradiciones literarias de los mayores, etc. Hay toda una generación que está construyendo una promisoria capa de identidad en el Huánuco de hoy.

En general, Huánuco es un crisol de iniciativas. Allí está buena parte de lo que nos hace llegar con alegría a este aniversario, más allá de todo lo pendiente. Y si logramos que las autoridades con cargos y poder público o privado entiendan que su deber es apoyarlas, seremos un centro de desarrollo del Perú del Bicentenario. ¡ Salud (con shacta) por eso!