El conductor que agredió a dos policías de Tránsito que lo intervenían fue condenado a 3 años y 4 meses de pena privativa de la libertad, suspendida por un año. Luis Alberto Orizano Tolentino pagó la suma de 2100 a los agraviados, cumplirá reglas de conducta y no podrá conducir por un año.

La sentencia la dictó la tarde de ayer el juez Ángel Gómez Vargas tras aprobar el acuerdo de terminación anticipada entre el conductor y el Ministerio Público.

En la misma audiencia, Orizano Tolentino pagó los 2 100 soles de reparación civil a los agraviados: 500 soles al Ministerio de Transportes y Comunicaciones, 400 al Ministerio del Interior, 700 al suboficial Javier Ibarra Noreña y 500 al suboficial Michel Benavides Faustino.

HECHOS

Orizano Tolentino fue detenido al amanecer del 12 de mayo tras una persecución iniciada en el óvalo San Sebastián y que finalizó en una cochera de la cuadra 1 del jirón Bolívar, donde dejó su automóvil.

El conductor bajaba del vehículo cuando llegó el suboficial Ibarra, que inició la persecución porque se daba a la fuga tras darle la orden de detenerse por conducir a excesiva velocidad.

El policía narró durante la investigación que Orizano se acercó a él y le dio un empujón y un puñete a la altura de la sien, para luego tratar de huir.

Pese a estar lesionado, el policía lo agarró tratando de reducirlo, circunstancias que le mordió uno de los dedos y el muslo. En pleno, forcejeo llegó el suboficial Benavides logrando entre ambos reducir al chover. Pero cuando lo llevaban al patrullero, Luis Alberto dio un cabezazo a Benavides a la altura del pómulo izquierdo.

Orizano fue sometido al examen de dosaje etílico que certificó que estaba ebrio al momento que conducía y agredió a los policías.