El otrora hombre fuerte del alcalde provincial Jesús ‘Koko’ Giles  y de su teniente alcalde Clever Zevallos, en la Municipalidad Provincial de Huánuco, Clever Castañeda Ramón, fue capturado la mañana del lunes por disposición judicial a solicitud de la Fiscalía Anticorrupción que lo acusa de supuestamente haberse coludido con una empresa para la elaboración del estudio a nivel de perfil del “Proyecto de rehabilitación y mejoramiento del camino vecinal Chullay-Ururupa-Chinchán-Huayra-Illonga-Chacaragra-Lántago” del distrito de Yarumayo, por más de 92 000 soles.

La fiscal anticorrupción Luz Sánchez Figueroa ha establecido que la empresa Inversiones Quillarumi SRL no solo ganó la buena pro del concurso sin cumplir los requisitos técnicos mínimos en el 2013, sino que contrató a un pariente de Clever Castañeda y le entregó a la Municipalidad de Huánuco el perfil plagiado de otro elaborado por encargo del Instituto Vial Provincial de la Municipalidad de Huánuco en el año 2009.

La fiscal se ha visto obligada a solicitar al Juzgado de Investigación Preparatoria la detención preventiva por 72 horas de Castañeda debido a que éste no concurrió a rendir su manifestación hasta en tres oportunidades a la Fiscalía que lo ha venido citando desde el mes de abril.

En las dos primeras citaciones el ex gerente municipal de la Municipalidad de Huánuco solicitó reprogramación. El 13 de junio, la última vez que lo citó la fiscal Luz Sánchez, no se presentó ni justificó su inasistencia.

A esos hechos se suma que tiene en giro otras investigaciones por supuesta corrupción en su actuación como funcionario de la gestión Giles-Zevallos, según lo advierte la Fiscalía Anticorrupción.

Eran las 11.15 de la mañana del lunes. Castañeda salía de la institución educativa Fibonacci ubicada en la cuadra 4 del jirón Bolívar de la ciudad de Huánuco. Tres efectivos de la Policía Judicial lo abordaron en la vía pública. Sorprendido pedía a los policías que le dejen hacer una llamada telefónica en ese momento. La respuesta fue que podía hacerla, pero en la dependencia policial. Del otrora hombre fuerte de la era Giles-Zevallos no quedaba ni rastros cuando fue ingresado a la carceleta del Poder Judicial.

UN MAR DE IRREGULARIDADES

La fiscal Luz Sánchez acusa a Castañeda del supuesto delito de colusión agravada por un caso en el que están involucrados otros exfuncionarios municipales, una empresaria, un economista y una ingeniera civil.

Los hechos se originan en octubre del 2013, cuando el entonces alcalde del distrito de Yarumayo, Gabriel Lucero, presentó a la Municipalidad de Huánuco una carta solicitando “la formulación del proyecto de inversión pública ‘Rehabilitación y mejoramiento del camino vecinal Chullay-Ururupa-Chinchán-Huarya-Illonga-Chacaragra-Lántago’”.

El pedido empezó a tramitarse con inusual celeridad con informes de David Allpas Gómez, entonces responsable de la Unidad Formuladora; Lorenzo Huánuco Carlos, encargado de la Oficina de Programación de Inversiones; del gerente de Planificación y Presupuesto, Godofredo Domínguez Meza; y del mismo Clever Castañeda, entonces gerente municipal.

Así, el 5 de diciembre del 2013, Castañeda aprobó las bases del proceso Adjudicación Directa Selectiva n.º 025-2013 de la Municipalidad Provincial de Huánuco con el monto referencial de 92 058.88 soles,

Un hecho que ha advertido la Fiscalía es que Castañeda aprobó las bases aceptando la “observación” de Jesús Córdova Gutarra —registrado como participante del proceso— de que no se debe exigir un especialista ambientalista ni topógrafo porque “no son necesarios”.

Pero resulta que dicha observación no está firmada por Córdova ni ingresó por Mesa de Partes de la Municipalidad. Es más, Jesús Córdova negó ante la Fiscalía haberse inscrito para ese proceso y reveló que su cuñada Luz Clarisa Campos Jara es dueña de la empresa Inversiones Quillarumi E.IRL., que ¡oh sorpresa! es nada menos quien se adjudicó el proceso para elaborar el perfil de la rehabilitación y mejoramiento de la carretera de Yarumayo. Y para ahondar las sospechas, la fiscal advierte que “la letra y el formato del escrito a través del cual se formuló observaciones a las bases es similar al del escrito presentado por la representante de la Empresa Quillarumi E.I.R.L.”

Y así Inversiones Quillarumi se adjudicó en solitario la buena pro sin los requisitos del especialista ambientalista y topógrafo, pero también sin cumplir los requisitos técnicos mínimos.

A saber. Las bases exigían como requisito mínimo que el postor presente un economista y un ingeniero civil colegiados con experiencia mínima de dos años en la elaboración de proyectos de preinversión de infraestructura vial interurbano y rural viables en el marco del SNIP.

Sin embargo, Inversiones Quillarumi presentó al economista Richard Guillermo Ramos que tenía entonces apenas 6 días de colegiado y a la ingeniera civil Jesis Francisca Mendoza Chipana con un año, tres meses y cuatro días de colegiada.

Aún así, el Comité Especial (integrado por José Aníbal Rojas Barrera, Godofredo Domínguez y Octavio Gonzáles) le asignó 40 puntos el 19 de diciembre del 2013. Y el 23 de diciembre —como regalo de Navidad— la buena pro quedó consentida. El 2 de enero, primer día hábil del 2014, el alcalde Jesús ‘Koko’ Giles Alipázaga firmó contrato con Luz Clarisa Campos Jara, representante de la Empresa Quillarumi.

El plazo de entrega del documento fue de 15 días. Y el 21 de enero, la empresa presentó su comprobante de pago para iniciar el trámite de pago “por los servicios de elaboración del perfil del proyecto “Rehabilitación y mejoramiento del camino vecinal Chullay, Urupa, Chinchan, Chacarragra, Lántago, del distrito de Yarumayo, provincia de Huánuco por el monto de 82 852.99 soles”.

PLAGIO COMPROBADO

Sin embargo, el perfil del proyecto que presentó la empresa Quillarumi resultó ser un plagio del perfil que en el 2009 mandó a elaborar el Instituto Vial Provincial de la Municipalidad Provincial de Huánuco y que es similar al “elaborado” por la Municipalidad Distrital de Yarumayo en el 2012, según concluyó la fiscal anticorrupción Luz Sánchez.

Los tres perfiles, dice la fiscal, serían “idénticos”.

El alcalde de Yarumayo, Gabriel Lucero, relató a la fiscal que en octubre del 2013 presentó a la Municipalidad Provincial de Huánuco el perfil (en físico y digital) del proyecto “Rehabilitación y mejoramiento del camino vecinal Chullay-Chinchán-Huayra-Illonga-Picahuay” para que las autoridades de entonces le ayuden a conseguir el financiamiento para la ejecución del proyecto, y no para que elaboren un nuevo perfil.

En cambio Castañeda le dijo a la Fiscalía que Lucero pidió que se elabore el perfil del proyecto y que cuando le informó que ya estaba declarado viable le recomendó que solicite el financiamiento para su ejecución al Ministerio de Transportes.

Sin embargo Lucero afirmó que su gestión elaboró dicho perfil para presentarlo al Foniprel para que financie el proyecto, pero fue rechazado. Y entonces acudió a la Municipalidad donde inicialmente le dijeron que no tenían presupuesto, pero —según relata— meses después el gerente municipal Clever Castañeda le sugirió que lo presente e indicó cómo debía hacerlo.

El ingeniero civil Alfredo Ramírez Luna reveló a la Fiscalía Anticorrupción que elaboró el perfil del proyecto “Rehabilitación del camino vecinal Chullay-Chinchán-Illonga” de 15.560 kilómetros de extensión por encargo del Instituto Vial Provincial de la Municipalidad Provincial de Huánuco en el año 2009. Por el trabajo, dijo, cobró 9 000 soles.

Con el perfil elaborado por la empresa Quillarumi a la vista, Ramírez Luna confirmó que es igual al suyo, que solo le agregaron los nombres de los pueblos. Una prueba de eso, según dijo, es que a pesar que el perfil de Quillarumi agrega dos pueblos, mantiene la misma extensión de la carretera: 15.560 kilómetros, cuando debería ser 19.345 kilómetros. Lo que sí varía —y considerablemente, es el costo de la ejecución de la obra: más de 3 millones de soles, cuando el estudio de Ramírez consideraba 731 378 soles.

Ingeniero dice que solo revisó y colocó firma en estudio de perfil

El ingeniero civil Richard Guillermo Ramos le dijo a la Fiscalía Anticorrupción que la representante de la empresa Quillarumi, Luz Clarisa Campos Jara lo contrató para que “apoyara” en la revisión del proyecto de estudio de preinversión a nivel de perfil que “ya lo tenía listo” y si cumplía o no con las normas del SNIP.

Ramos afirma que el contrato fue verbal y por ese trabajo le pagaron 1 200 soles.

Insistió en que Campos Jara le entregó el perfil en físico y digital, que solo lo revisó y colocó su firma, que no hizo trabajo de campo, ni redactó el documento. El ingeniero civil también le dijo a la fiscal que desconocía que la empresaria había cobrado casi 92 000 soles por el perfil y que ésta le pidió su currículo.

Ramos y Castañeda admitieron ante la fiscal ser parientes.

En los días de poder, Clever Castañeda y Gabriel Lucero, quien ahora está preso sentenciado por corrupción.