Emer Arangüez

La sorpresiva visita que realizó el gobernador regional, Juan Alvarado, al Hospital de Contingencia de Tingo María sirvió para que constate la crítica situación en la que funciona.

“Aquí se está atentando contra la vida del paciente y la salud del personal, porque en los cuartos hay seis camas y siete pacientes, está hacinado y no tiene ventilación”, manifestó.

Acompañado por el consejero regional de Leoncio Prado, Amancio del Águila, el gobernador regional reiteró que declarará en emergencia la salud en el departamento.

“Ya no soportamos, que dos Hospitales de nuestro departamento, (Huánuco y Leoncio Prado) estén colapsados, sin embargo revirtieron 27 millones de soles [en la gestión pasada], que ya investiga el órgano de control”, fustigó.

Personal del Hospital se quejó de que no cuenta con agua potable (no funciona el sistema de bombeo) y la energía eléctrica es deficiente. La basura se recoge una o dos veces por semana y el buzón de aguas servidas no tiene tapa.

En tanto, Amancio del Águila informó que el ingeniero residente de la construcción del Hospital de Tingo María ha renunciado porque, aparentemente, la empresa no está cumpliendo el trato pactado y porque la obra no se está ejecutando de acuerdo con el expediente técnico.