Pier Paolo Marzo Rodríguez
Hemos celebrado, con justa razón, a nuestras maestras y maestros, que en Huánuco son 15501 en 4346 instituciones educativas de educación básica regular, especial, alternativa, técnico productiva y superior técnica, en el sector público y privado, en las áreas urbanas y rurales. La gran mayoría se raja por sus estudiantes; pero requiere mejores condiciones. Y este año tenemos una gran oportunidad para apoyar a que nuestros docentes sean el centro de una educación de buena calidad para cada escolar en Huánuco.

Pues a nivel nacional se cuenta con un aumento del 11,1% del presupuesto público en el sector Educación, que asciende a 30 mil 628 millones de soles, más del 6,9% del presupuesto total. Es más, el aumento en recursos destinados al pago de personal docente, a nivel nacional, es de 2 mil 248 millones de soles, un 13,2% más que el 2018.

La parte de estos recursos que le corresponde a Huánuco debe usarse para cerrar las enormes brechas en el aprendizaje de nuestros niños, niñas y adolescentes, que se retrasan más que en la mayoría de regiones del Perú. Por ejemplo, el atraso escolar de los estudiantes de secundaria en la provincia Marañón fue en el 2017 de 36,1%, más que el año anterior, y en Huacaybamba, de 28,1%. Es INACEPTABLE que 1 de cada 3 alumnos se retrasen. ¿Cómo no va haber deserción escolar en esas condiciones? En primaria el retraso escolar bordea el 15% en Pachitea, Dos de Mayo, Huacaybamba y Puerto Inca, y otra vez los escolares de Marañón son los que tienen más retraso, el 18%. ¿Cómo pueden revertir los maestros esta situación? Con mucho apoyo para el desarrollo de sus capacidades, enfatizado en esas provincias. Y apoyando especialmente a las maestras de niños y niñas con discapacidad, que tienen necesidades educativas especiales. Hoy sólo 3 de nuestras 11 provincias tienen servicios de asistencia a esas maestras

Este apoyo debe ser complementado con la expansión de la conectividad a internet hasta cubrir el 100% de las instituciones educativas. El camino será largo, teniendo en cuenta que hay provincias como Puerto Inca y Lauricocha donde menos de 1 de cada 10 instituciones educativas tienen conexión a internet en primaria: 4,6% y 6,6%, respectivamente, el 2017. Sus escolares y sus maestros, como parte de su derecho al desarrollo, tienen que ser parte de la Revolución informática que vive el mundo. Conexión que siempre será complementaria a la promoción de la lectura, con bibliotecas escolares y acciones que motiven a los docentes a ser líderes lectores en cada uno de los barrios o comunidades donde enseñan.

Además de la responsabilidad de las autoridades del Gobierno Regional en apoyar a nuestros maestros y maestros, todos también tenemos responsabilidades que van más allá de los saludos y celebraciones: de respetarlos, valorar sus esfuerzos, eventualmente corregir lo que corresponda y de participar en la educación de nuestros escolares, asistiendo a las reuniones a las que se nos convoque y atendiendo a las observaciones que se nos hace. La vocación de maestro es una de las más importantes en la sociedad. Pero sólo con padres, madres, comunidades y autoridades que la estimulen y apoyen, dará todos los frutos que está llamada a dar.

“El atraso escolar de los estudiantes de secundaria en la provincia Marañón fue en el 2017 de 36,1%, más que el año anterior”