El asesino confeso de su expareja y su menor hija ha sido condenado a 35 años de pena privativa de la libertad por el Juzgado Penal Colegiado Permanente Supraprovincial de Huánuco.

La condena contra Wilder Deza Espíritu, extrabajador del área de parques y jardines de laMunicipalidad Distrital de Chinchao, se da a poco más de dos años del crimen de su expareja Judith Chagua Alminco (16) y la hija de ambos de apenas 1 año y 2 meses.

El doble crimen se perpetró el 9 de febrero del año 2017 a la altura de la localidad de Cochas (Chinchao), pasadas las 7 de la noche.

Tras la cita que le hiciera el padre de su hija, la adolescente y su bebe llegaron desde Pillao a Acomayo, donde él las esperaba. Las hizo subir a un trimóvil y tras varios minutos de viaje llegaron al lugar conocido como Tingo Pampa.

Desde allí caminaron  por una trocha hasta que llegaron a la orilla del río Huallaga, donde según el ahora sentenciado, discutieron por unos 20 minutos para luego, en un descuido, empujarla hacia el río sin importarle la vida de su hija a la que Judith cargaba en la espalda.

Narró asimismo que al ver que la corriente no se las llevaba porque estaban sobre una piedras saltó y las echó al río que en segundos las hizo desaparecer.

Volvió a su casa como si nada hubiera pasado hasta que 4 días después la madre de la adolescente, Maila Alminco Duran, denunció la desaparición de su hija y nieta, y sindicó directamente a Wilder.

Maila que sabía que su hija salió al encuentro del padre de su hija dijo haberse preocupado porque la llamaba desde el día siguiente y no contestaba el celular que sonaba como apagado.

Tras la denuncia, efectivos de la Comisaría de Acomayo buscaron al sospechoso quien al ser interrogado reconoció haber estado con ellas, incluso llevó a los policías hasta el lugar donde las empujó.

En el camino, los policías encontraron prendas de la niña y sobre los arbustos la sandalia de Judith. Debido a que habían pasado las 24 horas, el asesino quedó libre y pasó a la clandestinidad, para ser capturado 6 meses después, al haber sido incluido en el programa de recompensas “Los más buscados”.

Wilder fue procesado por los delitos de feminicidio y parricidio, que reconoció haber cometido y se acogió a la conclusión anticipada, aceptando pagar la reparación civil de 50 mil soles, pero no estuvo de acuerdo con la pena que le impusieron los jueces Edwin Ventocilla, Carlos Allasi y Renzo Beramendi.

La madre de la adolescente tampoco está conforme con la pena y está demandando que la Sala Penal de Apelaciones, que revisará la sentencia porque también apelará, le imponga cadena perpetua.