José Almirco Alejo que la tarde del martes fue sorprendido llevándose un trimóvil robado, confesó  estar dedicado al hurto de vehículos para luego comercializarlos. Mientras que la persona que los compra es quien dispone de las unidades.

Durante las diligencias, Almirco reconoció también haber sido él quien robó el trimóvil azul de propiedad de Yover Marchán Tadeo, que estaba estacionado en prolongación Independencia.

Dijo que pasaba por el lugar y como nadie lo cuidaba decidió llevárselo y en el camino llamar a un amigo a fin de que lo ayude a guardar el vehículo en una cochera. Y precisamente cuando iba a guardarlo, es que fue interceptado por el cuñado del agraviado.

El joven le cerró el pase con su trimóvil y bajó para arrestarlo, pero el ladrón forcejeó, se quitó el polo y huyó dejando el vehículo que estaba robando.

Con información de los testigos, efectivos de la Comisaría de Cayhuayna lograron ubicar a José Almirco en el baño de una vivienda.

Los policías lo detuvieron y trasladaron al Departamento de Robo de Vehículos (Deprove) donde meses atrás fue investigado por hurtar una llanta.

Hasta anoche continuaban las diligencias y hoy el fiscal que lo investiga decidirá si solicita o no prisión preventiva, por el delito de hurto agravado.