La construcción del nuevo Hospital Regional Hermilio Valdizán nivel III-1 registra 35.94 % de avance al mes de junio y para este mes el consorcio Obrainsa-Joca espera incrementar 3 % más.

“En junio ha tenido un liego retraso, pero por lo general están dentro del avance normal”, indicó el ingeniero supervisor de la millonaria obra, Marco Argandoña. “Esperamos que la empresa siga respondiendo con los avances a pesar de la crisis” económica por la que atraviesa, agregó.

En la visita guiada para periodistas, el residente de la obra Julio Mendoza explicó que este mes deben culminar el segundo, tercer y cuarto nivel donde realizan trabajos de acabados: pintura, colocación de puertas, ventanas, cerámicas

Y en agosto el quinto, sexto y primer nivel (sótano), terminando así el casco del hospital, tras lo cual empezará la implementación con los equipos médicos, biomédicos y otros.

Mendoza precisó que los equipos biomédicos llegarán a partir de noviembre hasta febrero del próximo año. “El equipamiento representa el 28 % total de la obra, que en soles es más de 44 millones de soles”, detalló a los hombres de prensa la mañana del sábado.

Mientras que en octubre llegarán los seis ascensores (dos para pacientes y cuatro para público). “Serán puestos en funcionamiento en diciembre”, indicó.

A la fecha, la obra alcanza un presupuesto de 167 millones de soles, que incluye el primer adicional de un millón doscientos mil para los tableros. “La modificación es porque se incrementó de 90 a 120 telepantallas y se cambió [el sistema eléctrico] de trifásico a tetrapolar”, especificó.

Obrainsa-Joca también tramita un adicional para el sistema de comunicaciones y el sistema de monitoreo. Mendoza adelantó que el Gobierno Regional aprobaría el adicional por comunicaciones, pero el sistema de monitoreo será para la segunda etapa. “Se está dejando espacio y todo listo para eso”, anotó.

El equipo de supervisión está conformado por alrededor de 20 ingenieros, entre ellos especialistas que diariamente registran y autorizan las acciones a realizar en cada partida de la construcción del hospital. “Seguimos el protocolo y tenemos todo registrado”, dijo Argandoña quien representa al Gobierno Regional tras anular el convenio de supervisión de la obra con la Unheval.

NIVELES

En el primer nivel del hospital está el sótano y la cochera de estacionamiento para cerca de 24 vehículos.

Las ambulancias ingresarán por el jirón Bolívar para acceder al segundo nivel donde se encontrará el área de Emergencias, que contará con 16 camas, explicó el residente de la obra Julio Mendoza. Aquí también estará la morgue del hospital.

Y por el jirón Hermilio Valdizán será el ingreso principal para los usuarios. Ahí estarán Triaje y Admisión.

De acuerdo con la complejidad de su mal, los pacientes serán derivados al tercer nivel donde se ubicarán 36 consultorios externos, banco de sangre, laboratorio y dos salas de cirugía menores (para operaciones de apendicitis, por ejemplo).

En el cuarto nivel se ubicarán las áreas de Rehabilitación y Hemodiálisis donde habrá seis equipos.

En el quinto nivel estará el área de Esterilización, cuatro salas de operaciones con una sala de recuperación con ocho camas, dos salas de operaciones de parto con cuatro camas de recuperación y ocho camas para cuidados intensivos.

Y en el sexto nivel, el área de Hospitalización con 137 camas. Cada ambiente es para dos o tres pacientes. “Son áreas cerradas para la comodidad del paciente”, anotó Mendoza al detallar que cada cama tendrá una telepantalla para llamar al enfermero o médico.

Y en el séptimo nivel estarán los sistemas de aire acondicionado. “Esta área también será techada y solo podrán ingresar especialistas”, explicó.

Julio Mendoza, Marco Argandoña y otros técnicos en la visita.