Desde diferentes espacios se está promoviendo el consumo de productos elaborados por empresas huanuqueñas en estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, con el fin de incrementar el volumen de ventas de estas, que a su vez significará asegurar y fomentar puestos de trabajo, dinamizar la economía regional.

Una clave del crecimiento económico de los pueblos y países es precisamente el consumo elevado de su producción local en todas sus formas. Comprarle a una empresa local es asegurar que ésta continúe producciendo, siga dando empleo, que tenga posibilidades de crecimiento, de generar más puestos de trabajo.

Cuanto más gente empleada tiene una ciudad, es más desarrollada, es más segura.

Por donde se mire hay más beneficios en el consumo de la producción local que en consumos de productos foráneos. No es cuestión de chauvinismo, es cuestión de economía, de desarrollo y progreso.

Sin embargo nos dejamos ganar por la propaganda en la televisión nacional u otro gran medio de comunicación (que una empresa de Huánuco no puede pagar), por la costumbre o “tradición” de estas fiestas y preferimos la producción de fuera.

No está mal comprar el producto de fuera, total es su libre decisión; pero también compremos la producción local. Por ahora el Gobierno Regional y sus instituciones tienen la obligación por, ordenanza regional, hacerlo.