El contralor general de la República, Nelson Shack, ha cumplido una jornada de trabajo de dos días en Huánuco y ha hecho anuncios importantes en la reforma del sistema de control de la administración pública y las medidas que se implementarán en Huánuco orientadas a prevenir las irregularidades en las obras que luego devienen en su abandono o mala ejecución.

A juzgar por los anuncios, la visita de Shack resulta bastante positiva, alentadora y esperanzadora de cambios. Aunque no es la primera vez que un contralor llega a Huánuco y hace anuncios.

En noviembre del 2016, el entonces contralor general de la República, Edgar Alarcón, estuvo en Huánuco para participar de una audiencia organizada por la parlamentaria Karina Beteta, y aprovechó para visitar la obra de agua potable de Ambo y el ahora demolido Hospital Regional Hermilio Valdizán en los que ordenó la instalación de comisiones para auditar la obra y el desabastecimiento de medicina.

Setiembre del 2018, el nuevo contralor Nelson Shack ha recibido quejas de la mala ejecución de la obra de agua potable de Ambo y ha anunciado otra auditoría. Y sobre los servicios en el Hospital el desabastecimiento de medicina es un problema recurrente en todos los establecimientos de salud.

La diferencia entre ambas visitas, es que esta vez hay medidas que apuntan a mejorar el control en el Estado y la aplicación de sanciones.