“Creo que la corrupción no (afecta la economía”, ha dicho el miércoles el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, durante el CADE Ejecutivos 2018, citado por el Diario Gestión. Y ante las críticas que le han llovido, en nuevas declaraciones recogidas ayer sostuvo que la corrupción es perjudicial para el bienestar de los ciudadanos y el crecimiento económico de un país, en cualquier parte del mundo.

“Hay mil estudios en los últimos 50 años de cómo la corrupción es perjudicial para el bienestar y el crecimiento económico, cualquier economista con un poco de formación sabe eso”, declaró según la agencia Andina.

El mes pasado, el Director Ejecutivo del Banco Mundial para Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, Máximo Torero, sostuvo que Perú ya ha perdido bastante por la corrupción, sobre todo, por la que se filtra en las obras públicas.

En el último Ranking de Competitividad del Foro Económico Mundial, Perú pierde tres posiciones y se ubica en el puesto 63 de 140 economías, debido al avance de la corrupción y la poca independencia del sistema de justicia, anota un cable de RPP.

Pero, como lo ha evidenciado el caso Odebrecht, la corrupción no es de un solo lado, sino de dos (público y privado) y en el CADE, que reúne a grandes empresarios del país, no hay señales de autocrítica ni de propuestas de —por ejemplo— cómo transparentar sus aportes a las campañas electorales, entre otros.