Los Comités de Vaso de Leche de los distritos de Huánuco y Amarilis están seriamente objetados por falta de legalidad de sus dirigentes, que gozan de legitimidad.

Los Concejos Distritales de Huánuco y Amarilis se han declarado a favor de la reconformación del Comité Central. En Amarilis se advierte que Elizabeth Príncipe no reúne los requisitos para ser beneficiaria del programa social que está dirigido a personas en situación de pobreza y extrema pobreza y por lo tanto no podría ser dirigente de las beneficiarias. Y en Huánuco se ha advertido que la directiva de Yolanda Pérez no está inscrita en Registros Públicos y por lo tanto no cuenta con personería jurídica.

A Príncipe le corresponde demostrar su situación de pobre o extremo pobre y los otros requisitos para ser beneficiaria del programa social que entrega leche y hojuelas de avena; y a Yolanda Pérez, su inscripción en Registros Públicos.

Ambas dirigentes gozan del respaldo de las beneficiarias del referido programa social, pero eso no es suficiente. Ambas deben también cumplir las leyes. No se trata de imponer la dictadura de la mayoría o la fuerza de las masas o el imperio de la violencia, se trata de cumplir las normas que permiten a los hombres vivir en sociedad y que hacen que funcione el Estado de Derecho.

Esta crisis de los comités del Vaso de Leche debe dar paso a la renovación dirigencial.