Estamos en Semana Santa y por el feriado largo las familias aprovechan para emprender viajes de turismo o para reencontrarse con la familia. Cualquiera sea el motivo, el incremento del tráfico vehicular se experimenta en las carreteras nacionales y departamentales.

Ese incremento de tránsito de vehículos en las vías, también incrementa el  riesgo de accidentes. En efecto, las estadísticas confirman que en Semana Santa aumenta el número de accidentes de tránsito, muchos con consecuencias fatales.

Personal de Sutran y de la Policía Nacional desarrollan operativos para verificar que las empresas de transportes cumplan con las disposiciones vigentes (cantidad de choferes, horas descansadas…) y de esa forma reducir los riesgos de accidentes.

Pero en el caso de vehículos particulares la cosa es distinta. El control de las condiciones del vehículo corren a cuenta del propietario y no hay inspectores que estén al momento de la salida para verificación alguna, ni si hay más de un chofer para la ruta larga. Y está bien. Lo que no está bien es que el dueño del vehículo relaje el control de su vehículo y no considere paradas de descanso, si planea realizar un viaje con la familia y la distancia es larga.

Prevenir los accidentes de tránsito es responsabilidad de quienes están al volante, más que de la autoridad. Maneje con prudencia y disfrute el feriado largo.