En conferencia de prensa, el presidente de la Comisión Organizadora de la Universidad Nacional Daniel Alomía Robles, Daniel Morgade Fernández, y el vicepresidente de investigación, Ricardo Villanueva Imafuku, responsabilizaron al vicerrector académico, Jonathan García, de la protesta de un grupo de estudiantes realizada la semana pasada y además insinuaron que éste habría pretendido favorecer con becas a algunos alumnos, perjudicando a otros.

Morgade afirmó que la protesta de los estudiantes por las becas se debió a la “desinformación” generada y que fue el vicerrector de investigación quien observó la lista de 16 propuestos para beneficiarse con una beca y media beca presentada por García que dijo que se hacía por “costumbre”.

Villanueva Imafuku explicó que observó la lista porque la asignación de becas no estaba reglamentada y se propuso entonces que García elabore la directiva. Diez días después, dice, García presentó apenas un texto de hoja y media que solo asignaba becas y mediabecas a los que tengan promedio de 14 a más y desconociendo las normas que obligan a asignar becas por otras condiciones.

Entonces, dijo, se le encargó hacer la directiva y al día siguiente la presentó, la misma que recoge varios criterios para asignar las becas y medias becas.

Morgade afirmó que con esta directiva elaboraron la lista de 29 estudiantes que podrían ser beneficiados con beca (7) y media becas.

Pero además Morgade mostró la lista de becados propuestos por García y detalló que casi todos no cumplían el requisito de nota mínima que él mismo propuso en su “directiva”, desplazando incluso a estudiantes con más notas para favorecer a otros, algunos incluso dirigentes estudiantiles.

En otro momento Morgade negó que haya trabajado en la Universidad San Martín de Porres al mismo tiempo que era presidente de la Undar.