Los restos de la fiscal superior Vanessa Isabel Ferrer Millán, declarada Mártir del Ministerio Público, fueron sepultados la tarde de ayer en el Cementerio Jardines de la Esperanza en medio del dolor de sus seres queridos y la congoja de sus amigos y colegas.

El féretro salió del Colegio de Abogados, donde fue velado, con dirección a la sede del Ministerio Público donde le dieron un sentido adiós.

El fiscal superior, Rodolfo Vega, recordó con la voz entrecortada que Ferrer Millán ingresó al Ministerio Público en Huánuco en el año 2009 como asistente de función fiscal en la Fiscalía de Prevención del Delito y en el 2010 pasó a trabajar con él en la Segunda Fiscalía Superior Penal hasta el 2012  que fue designada fiscal adjunta provincial en la Primera Fiscalía Provincial Penal de Huánuco “y en el 2016 por tus esfuerzos ganaste el concurso para fiscal provincial en la Fiscalía Especialidad en Materia Ambiental de Huancavelica. “¡Qué difícil decisión! dejar a tus amores en Huánuco: tus tres hijos, tu esposo, tus padres, hermanas, tus amigos y colegas; pero para ti lo importante era cumplir esa misión. Y la cumpliste ampliamente y de eso pueden dar fe los señores fiscales superiores y provinciales de Huancavelica que hoy día vienen a despedirte”, resaltó.

Ya en el cementerio Jardines de La Esperanza, el presidente de la Junta de Fiscales Superiores de Huancavelica, Miguel Ramos Ríos, destacó el carácter y el temple de Vanessa Ferrer, así como su compromiso con su trabajo y la defensa del medio ambiente.

Precisamente, la referida fiscal falleció el martes al volcar el bus que la trasladaba desde el Cusco  a Madre de Dios para participar en el megaoperativo “Mercurio” contra la minería ilegal en la zona conocida como La Pampa.

Tras su muerte, la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos Rivera, la ascendió de fiscal provincial titular especializada en materia ambiental de Huancavelica a fiscal superior provisional y la declaró Mártir del Ministerio Público para ser “reconocida y destacada como ejemplo de la misión arriesgada en cumplimiento de sus funciones y del sacrificio que cumplen los señores fiscales a nivel nacional, en la lucha contra la delincuencia y en defensa de la legalidad”.

“Has logrado que tu muerte no sea en vano; siendo mártir del Ministerio Público eres un ejemplo para muchos fiscales que tienen que salir a enfrentarse con la delincuencia, a cumplir con su deber para mejorar nuestra sociedad”.                                    Juan José Quintana Rojas, esposo de Vanessa.