La melodiosa música de Holzmann, Beethoven, Chopin que recorría los pasadizos de la Universidad Daniel Alomía Robles ha sido cambiada por los coros y arengas: “Cambio de comisión, vendieron nuestros ideales” de un grupo de estudiantes que se han declarado en huelga.

Ayer se cumplieron los tres días de paro estudiantil exigiendo el cambio de la comisión organizadora conformada por Santos Blanco como presidente; Freddy Marcellini, vicepresidente académico y Esio Ocaña, vicepresidente de investigación, encargada del proceso de adecuación a la Ley Universitaria.

Según dichas autoridades, el proceso tiene 50 % de avance y sin plazo para su licenciamiento por parte de la Sunedu.

El rompimiento de relaciones entre alumnos que exigen más información y reconocimiento de sus dirigentes y la comisión presidida por Santos Blanco que afirma cumplir con las disposiciones del Ministerio de Educación para la adecuación y por lo tanto no puede reconocer a los dirigentes estudiantiles porque no cumplen los requisitos: ser parte del tercio estudiantil, ha devenido en esta crisis institucional.

“Cuando se instaló la comisión pedimos conformar el tercio estudiantil, pero se negaron porque dicen que aún no somos universidad”, criticó Tony Chacón, delegado general.

SIGUE COMO INSTITUTO

Chacón junto a sus colegas Marco Galarza, delegado de artistas y Jhordy Calixto, delegado de docencia, rechazaron suspender la huelga y anunciaron que viajarán a Lima para presentar sus quejas al Ministerio de Educación.

Blanco reconoció que no han informado adecuadamente a los estudiantes sobre el proceso de adecuación y dijo que los convocaran para una capacitación.

Una de las principales quejas de los alumnos es que los títulos continuarán emitiéndose con el rótulo de “Instituto de Música Daniel Alomía Robles” y no con el de universidad.

Esto fue confirmado por Blanco quien explicó que según disposición de la Sunedu mientras no consigan su licenciamiento seguirán funcionando como instituto y entregando sus títulos como instituto.

“Los ingresos (al instituto) han sido suspendidos hasta que se consiga el licenciamiento como universidad”, comentó enseñando los documentos con las respuestas de la Sunedu a sus interrogantes.

Los alumnos se quejaron de que la Comisión no les informa de esta situación y que no tiene interés de dialogar con ellos.

Otro cuestionamiento de los dirigentes estudiantiles es trayectoria de los miembros de la comisión. Sobre Blanco alegaron que tuvo problemas similares en otras universidades y no conoce el área musical; de Freddy dijeron que es un docente con quejas. “Hay quejas contra el docente porque ha condicionado a varios alumnos para que toquen en sus grupos a cambio de nota”, acusaron y sobre Calixto señalaron que es un profesor con buena trayectoria, pero que no están de acuerdo con su accionar como parte de la comisión. “Que se cambie a todos”, solicitaron.

En tanto, que los miembros de la comisión rechazaron las acusaciones de los estudiantes y recordaron que ellos fueron elegidos mediante concurso por el Ministerio de Educación.

“Recién llevamos dos meses y medio, hemos iniciado nuestro trabajo”, refutaron.

Los estudiantes del Daniel Alomía Robles saldrán a las calles a recolectar firmas para exigirle al Minedu que se agregue la palabra “música” al nombre de la universidad que se le dio en la Ley n.º 30597 del 25 de junio del 201, debiendo quedar entonces como Universidad Nacional de Música Daniel Alomía Robles.

Dirigentes: Calixto, Chacón y Galarza.