Cuando llegaba a la casa de su mamá, en la cuadra 4 del jirón San Cristóbal, fue asesinado a balazos el ingeniero metalúrgico Marcelino Reynaga Martínez (59) que se habría resistido a ser despojado de los 7 mil soles que acababa de retirar del banco Scotiabank, ubicado en el centro comercial Real Plaza.

El crimen del reconocido catedrático de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán se perpetró cerca de las 6 de la tarde, a unos metros de la casa de su madre con quien acostumbraba tomar lonche.

Un día antes, se conoció, Reynaga Martínez vendió un terreno y guardó el dinero en el banco y la tarde de ayer volvió a la entidad bancaria y retiró la suma de 7 mil soles.

Sus movimientos habrían estado vigilados por los llamados “marcas” que apenas salió  lo siguieron en motocicletas.

Habrían sido 4 los delincuentes que antes de que llegara a casa de su madre, donde además le esperaba su hijo, lo interceptaron exigiéndole la entrega del dinero.

Marcelino se habría resistido a entregarles el dinero por lo que uno de los asaltantes le disparó 4 balazos. Dos de las balas impactaron en sus piernas, otra en su mano y la cuarta ingresó por el lado izquierdo del abdomen. Esta bala habría atravesado el pulmón y salió por el hombro derecho, causándole la muerte casi instantánea.

Su hermano dijo haber visto desde la ventana de su casa a un sujeto armado y pensó que se trataba de algún efectivo policial realizando alguna intervención, pero segundos después se percató de lo que sucedía y al salir encontró a su hermano en un charco de sangre y los delincuentes escapaban en motocicletas.

Marcelino aún tenía signos vitales y lo llevaron a la Clínica Huánuco que está a menos de una cuadra, pero llegó cadáver.

Tras realizar las diligencias en el lugar del crimen donde se hallaron dos proyectiles, policías de Investigación criminal y el fiscal Luis Vizcarra trasladaron el cuerpo a la morgue donde pasadas las 11 de la noche culminó la necropsia.

El vicerrector académico de la Unheval, Ewer Portocarrero, lamentó y condenó el asesinato de Reynaga, a quien calificó de profesional destacado dedicado a la investigación e innovación tecnológica. “Es una pérdida irreparable”, sentenció.

Además de docente con el grado de Ph. D., Marcelino Reynaga fue director de la Escuela de Posgrado de la Unheval y director regional de Energía y Minas. Recientemente había sido designado en un área adscrita al Vicerrectorado de Investigación de la Unheval.