La tarde de hoy se cumplen las 48 horas de la detención del vigilante Josimar Berrospi Malpartida, sospechoso de ser uno de los asaltantes que acabó con la vida del catedrático Marcelino Reynaga Martínez.

El detenido fue sometido a una serie de diligencias con la finalidad de corroborar las versiones de los testigos que dijeron reconocerlo cuando vieron su rostro en la ficha Reniec.

Se conoció que de las diligencias realizadas hasta la tarde de ayer, las autoridades no encontraron evidencias de que Josimar sería el autor del hecho de sangre, incluso algunos de los testigos habrían desistido de participar en la diligencia de reconocimiento.

Ante ello, el fiscal a cargo de la investigación podría dejarlo en libertad hasta esperar el resultado de la absorción atómica que determinará si Josimar hizo los disparos o no.

Asimismo, las autoridades analizan los diversos vídeos obtenidos y que habrían captado el movimiento de los delincuentes. Como se informara, el docente de la Unheval fue asesinado al resistirse al robo de 7 mil soles que había retirado de un banco del centro comercial Real Plaza.

Ayer, sus restos fueron sepultados en el cementerio Jardines de la Esperanza, en medio del dolor de sus familiares y la compañía de sus amigos, alumnos y colegas.