Primero fue el presidente de la República, Martín Vizcarra, quien pidió al Jurado Nacional de Elecciones y a la ONPE acelerar la resolución de las actas observadas e impugnadas y el conteo de votos para la proclamación de resultados y la instalación del nuevo Congreso de la República. Ayer lo hicieron cinco partidos políticos: Acción Popular, Frente Amplio, Partido Morado, Podemos Perú y Somos Perú, quienes suscribieron un pronunciamiento solicitando al JNE “culminar de forma célere el proceso electoral”.

La demora en el conteo de la totalidad de actas electorales y la proclamación de los resultados debe llevarnos a plantear en el debate de la reforma política la modernización de nuestro sistema de votación para hacerla más transparente, más célere y que de verdad se cuente el voto del elector.

El sistema que se emplea hasta ahora en la gran mayoría de lugares de votación (en algunos ya se aplica el voto electrónico) es el llenado de actas por parte de miembros de mesa quienes en presencia de los personeros de las organizaciones políticas cuentan las cédulas de votación, que luego destruyen. El proceso de llenado de actas puede sufrir alteraciones, como que ha pasado. Finalmente, la ONPE no cuenta el voto del elector, sino lo que rellenaron los miembros de mesa. A diferencia del voto electrónico, la ONPE sí cuenta el voto del elector de manera directa, sin intermediarios. La ruta está trasada y hacia ella debemos caminar.