Ayer se denunció en  la Comisaría de Acomayo la desaparición de otras dos personas, presumiblemente en los huaicos de Carpish que cayeron desde la noche del 11 de marzo hasta el día siguiente.

Se conoció que se trataría de dos varones que habrían salido de sus casas para viajar a Tingo María.

Ante los vanos intentos de comunicarse con ellos, sus familias han decidido denunciar su desaparición. Las denuncias serán transcritas a la División de Personas Desaparecidas de la División de Investigación Criminal de Huánuco para las diligencias correspondientes.

Con ellos sumarían tres los oficialmente desaparecidos. La primera denuncia fue formulada por los padres del profesor Frack Figueroa Meza (34), quien laboraba en la localidad de Bolayna (Tingo María).

Desde hace varios días, policías de Rescate y de la Comisaría de Acomayo realizan la búsqueda de las posibles víctimas del alud y fue en esas circunstancias que encontraron un pie derecho que sería de un varón, en medio de un riachuelo. Para determinar su identidad deberá realizarse la prueba de ADN. Asimismo encontraron zapatos, zapatillas, tanto de varón como de mujer, que no necesariamente son de personas desaparecidas.

La policía no confirmó ningún otro hallazgo y sobre imágenes de restos humanos difundidas en las redes se dijo que podrían ser de otros huaicos, ya que ninguna persona ha comunicado haberlos visto.

Pese a las limitaciones en equipos y el peligro que implica, rescatistas de la policía continúan la búsqueda de los desaparecidos por los huaicos.