El alcalde del centro poblado de Llicua, Marco Gutiérrez, anunció que denunciarán a los regidores de la Municipalidad Provincial de Huánuco por aprobar la ordenanza que devuelve de manera definitiva la facultad de brindar el  servicio de limpieza pública de ese lugar a la Municipalidad Distrital de Amarilis.

“La ordenanza se aprobó sin antes convocarnos, a última hora” para favorecer a la gestión del alcalde amarilense Robinson Aguirre, acusó Gutiérrez.

Increpó que desde Navidad la gestión de Robinson Aguirre no ha dado el servicio en Llicua, perjudicando a los vecinos.

“Hay cúmulos de basura en la Vía Colectora y la carretera Central, las calles parecen un botadero”, describió.

Lamentó que la Municipalidad en vez de apoyarlos a desarrollarse les quite facultades.

“Nos han desmantelado, ahora solo tenemos los servicios de cementerio y registro civil”, añadió.

En tanto, este domingo la Municipalidad Distrital de Amarilis presentará los dos nuevos vehículos compactadores que serán destinados para el recojo de los residuos sólidos del centro poblado de Llicua, según anunció Robinson Aguirre.

Reconoció que han tenido problemas en el recojo de los residuos sólidos de Llicua debido que las toneladas de basura se incrementaron durante las fiestas.

“Hay que ser compresibles, porque los residuos han aumentado por Navidad, Año Nuevo, bajada de reyes, además por las lluvias los carros no pueden subir a Chilipampa” donde está el botadero oficial, explicó.

Dijo que con los nuevos vehículos el servicio será más eficiente.