Un sujeto que fue llamado para declarar sobre la desaparición de su pareja ocurrida hace más de dos años, inicialmente dijo no saber nada de ella pero luego de caer en contradicciones relató a las autoridades que Luz Mariela Huerto Rafael se había arrojado a un abismo en la zona de Carpish y que no avisó a nadie porque tenía miedo.

Hoy, un contingente de policías de Rescate y Criminalística regresará a Carpish, en el distrito de Chinchao, para buscar el cuerpo de la joven que al momento de su desaparición habría estado embarazada.

Luz Mariela desapareció el 22 de mayo del 2017. Según Cristian, ese día se dirigieron a Carpish a comer trucha en un local de la zona, pero ya por el lugar caminaban por la carretera conversando y discutiendo sobre el embarazo, pues él se negaba a asumir su paternidad.

Habría dicho que ella, molesta, le dijo que como no quería reconocer a su bebe desaparecería y entonces echó a correr por un costado de la carretera hasta llegar a una alcantarilla y descender por la ribera del canal. Avanzó un poco y —siempre según el relato de Cristian— Luz Mariela se arrojó al abismo.

Cristian le dijo a las autoridades que corrió hacia el punto donde se había arrojado la joven, pero cuando llegó no alcanzó a verla.

Dice que asustado salió a la carretera y tomó un carro con dirección a Tingo María.

Inicialmente, Cristian dijo que no sabía dónde estaba Luz Mariela, pero ante el insistente interrogatorio de los policías terminó relatando que la joven se arrojó al abismo.

Con esa versión, agentes se desplazaron anoche hacia Carpish con Cristian quien les señaló el lugar donde supuestamente la joven se arrojó al abismo.

La oscuridad reinante en el lugar obligó a suspender la diligencia, que hoy se reanudará con policías de Rescate. Los agentes esperan hallar el cuerpo de Luz Mariela y esclarecer lo que realmente sucedió con ella.