Motores y accesorios con los que mineros ilegales operaban en el río Marañón, distrito de Jacas Grande, Huamalíes, fueron destruidos ayer por policías de la Dirección de Medio Ambiente y de Huánuco, dirigidos por el coronel Edwar Marin.

Decenas de policías que llegaron desde Lima y otro grupo de Huánuco viajaron en la madrugada hasta el lugar denominado Uva, en el centro poblado de Nueva Granada, distrito de Jacas Grande, provincia de Huamalíes, donde  tenían información confidencial se ejercía la minería ilegal.

En el lugar encontraron varios motores artesanales que los mineros usarían para extraer oro del río Marañón.

Esta vez, las autoridades no encontraron dragas como sí ocurrió en otros tramos del mismo río.

Los policías instalaron explosivos en los motores y los hicieron explotar hasta quedar  destrozados.

Fuentes policiales indicaron que no se produjeron incidentes, ni detenciones, pues los mineros habrían huido ante la presencia policial.