Una nueva prisión preventiva para Joaquín Solórzano Berríos (49) dictó el Juzgado de Investigación Preparatoria de Huánuco en audiencia realizada ayer en el establecimiento penal de Potracancha.

Esta vez, el fiscal lo acusó de los delitos de secuestro agravado y violación sexual en agravio de una menor de 12 años, con quien fue encontrado en la ciudad de Tocache, del vecino departamento de San Martín, a ocho días de que ella fuera reportada como secuestrada ante las autoridades.

En la audiencia el fiscal argumentó que Joaquín secuestró a la menor con el propósito de evitar que declare en la investigación que se le sigue por tocamientos indebidos que le hizo a ella misma.

La defensa de Joaquín planteó que no habría un secuestro, porque la misma menor declaró que se fue por su voluntad.

La jueza consideró que si bien no habían elementos que vincularan al investigado con el supuesto delito de secuestro, sí advirtió que podría tratarse de un caso de inducción a la fuga de menor y el delito de violación, pues al tener 13 años está protegida por la demnidad sexual.

Y al considerar que la pena que podría recibir Joaquín sería de cadena perpetua y de que existiría el riesgo de que fugue, la magistrada acogió el pedido del fiscal y dictó 18 meses de prisión preventiva.

Joaquín se encuentra recluido en el penal desde el 28 de octubre que un juez ordenó su prisión preventiva por 9 meses en el caso que se le investiga por tocamientos indebidos a la referida menor, que a la fecha se encuentra internada en un albergue pues se niega a estar con su madre .