Dra. Amarilis Domínguez Palpa

“Desaprender la guerra, realimentar la risa, /deshilachar los miedos, curarse las heridas… Rehabilitar los sueños, penalizar las prisas, /indemnizar al alma, /sumarse a la alegría” Luis Guitarra

Las noticias de estos últimos tiempos son más negativas que positivas en la mayoría de los diarios y medios de comunicación. Pasamos de desastres naturales ahora a comentar sobre la guerra que ocurre en otras naciones.

“En una entrevista concedida el sábado a la agencia de noticias rusa Sputnik, el exsecretario de Estado del Ministerio de Defensa de Alemania Willy Wimmer aseguró que la preocupación de la humanidad ante una Tercera Guerra Mundial es justificada”. “Todas las personas están deprimidas, calladas y preocupadas, exactamente igual que en Alemania antes de la Segunda Guerra Mundial, según las descripciones de los observadores internacionales. Todos los habitantes en la Tierra se sienten así, porque el comportamiento del presidente de Estados Unidos (Donald Trump) al estilo Rambo, por desgracia, pone el mundo ante un hecho consumado”, dijo Wimmer

“En otro momento de sus declaraciones, comentó que ciertos países, entre ellos EE.UU., el Reino Unido y Francia, desencadenaron el conflicto sirio para luego denunciar que ellos no se detendrán ante nada ni siquiera la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El reciente ataque de EE.UU. a Siria se llevó a cabo tras la explosión de un depósito de municiones del Frente Al-Nusra (autodenominado Frente Fath Al-Sham), que contenía armas químicas, en la ciudad de Jan Sheijun (Idlib) el martes pasado, tras una incursión aérea del Ejército sirio”.

En otras noticias leemos:

  1. UU. dice que su respuesta en Siria es ‘justificada y proporcional’.

El ataque químico de Siria indigna a la comunidad internacional. El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos eleva a 86 los muertos tras el bombardeo ocurrido el martes en la localidad siria de Jan Sheijun.

Putin pide investigación internacional sobre ataque químico en Siria

El ataque químico en Siria divide a las potencias en la ONU.

La ONU califica de ‘crimen de guerra’ el ataque químico en Siria

Trump estudia una acción militar en Siria tras el ataque químico

A través de la historia de la humanidad, las guerras siempre han existido, razones hay muchas; sin embargo en estos tiempos modernos deberíamos evitarlas. Atenta contra nuestro planeta, la vida humana, la esperanza por vivir de muchos niños y jóvenes, un insulto a la cultura y a los avances de la ciencia y tecnología. ¿Es que no podemos evitarla?

Actualmente existen guerras externas, civiles, biológicas, nucleares, virtuales, etc. Cada país tiene su ejército que los forma e implementa de la mejor manera, cada nación tiene su historia y su memoria colectiva. Siempre ha existido en la sociedad un interés por el poder, la hegemonía, el dominio; entonces surge la injusticia, el individualismo, el egoísmo, la humanidad va perdiendo su sentido humanístico y justifica muchos hechos por razones irracionales de una especie que ha llegado a su máximo desarrollo racional, tecnológico y científico y va para más. Sin embargo vamos perdiendo sensibilidad humana, se aniquilan poblaciones, se bombardean ciudades sin importar vidas humanas como si fueran insectos. Se contaminan atmósferas, suelo, agua y demás recursos naturales se destruyen, no se valoran los monumentos arqueológicos e históricos de la humanidad.

DESAPRENDER LA GUERRA Y APRENDER A RECONSTRUIR LA PAZ

Como refiere en esta canción tan bella Luis Guitarra: “Desconvocar el odio, /desestimar la ira, /rehusar usar la fuerza, /rodearse de caricias. /Reabrir todas las puertas, /sitiar cada mentira, /pactar sin condiciones, /rendirse a la Justicia”

Se hace necesario tratar en las escuelas estos temas, porque la escuela es un espacio de encuentro humano, de práctica de valores, donde se promociona los derechos humanos, las libertades, la democracia y una cultura ética para vivir con dignidad y felicidad.

Como refiere Anna Bastida en su libro Desaprender la guerra. Una visión crítica de la educación para la paz: “La guerra ha acompañado con tozuda persistencia la vida de las sociedades humanas. A pesar de ello, casi nadie enseña a los escolares cómo ha sido y cómo es la guerra. Este libro cuestiona esa ausencia clamorosa y propone enmendarla a partir de un fundamento doble: introducir la guerra en clases y textos acercaría las Ciencias Sociales a la realidad y -sobre todo- a los alumnos a una realidad contra la que merece la pena actuar”.

Necesitamos trabajar en las escuelas estos temas con mucho rigor y delicadeza pedagógica, conocer no sólo de fechas, personajes, lugares; debemos investigar el origen de las guerras, las causas reales y las consecuencias, la lucha de poderes, así como los organismos, estados e instituciones que la promueven, planean y justifican. Como refiere Anatol Rapoport : “la esencia de muchos venenos es que simulan nutrientes… instituciones… simulan una función social necesaria: la protección de la sociedad. En el pasado lo hacían simulando o aun adoptando las virtudes dominantes: coraje, lealtad, patriotismo… Actualmente, simulan las virtudes dominantes del presente: racionalidad, apoyo y confianza en la ciencia, uso de megatecnologías”

Esperanza ante todo como dice la canción de Luis Guitarra: “Desaprender la guerra, curarse las heridas. /Desaprender la guerra, negarse a las consignas. /Desaprender la guerra, rodearse de caricias. /Desaprender la guerra, rendirse a la Justicia. /Desaprender la guerra, sumarse a la alegría. /Desaprender la guerra, reinaugurar la Vida”