Escritor por Ersilda Matias Leandro
Alumna del 4º grado de
secundaria
I.E. Rósulo Soto Carrillo (Amarilis)

Las personas no tienen cultura para ahorrar agua potable y tomar conciencia del valor que tiene el recurso hídrico es algo que no está en la agenda de las personas. El 28 de mayo pasado nos organizamos en mi colegio y, con pancartas en mano, salimos por las principales calles de Amarilis, para concientizar a la gente, pero solo recibimos la indiferencia. Recuerdo que invertimos nuestras propinas para comprar materiales, vi cómo mis compañeros y compañeras elaboraban con alegría y entusiasmo sus pancartas y luego salíamos a las calles a gritar frases sobre el buen uso del agua, con la idea de sensibilizar a la población, pero durante la marcha la gente nos miraban como si fuéramos extraterrestres. Otros ni nos tomaban en cuenta, qué triste era la realidad que veía. Tengo 15 años y si bien aquella experiencia me golpeó duramente, ha hecho que insista en mi afán de que cuidemos el líquido vital, pues yo constantemente estoy preguntándome: “¿Qué futuro espera a las nuevas generaciones? ¿Qué me espera a mí de aquí a 20 años? Porque el agua se está acabando y si no la cuidamos, vamos a sufrir penosas consecuencias.

¿Por qué debemos ahorrar agua potable y cómo debemos hacerlo?

Considerando que el agua es el tesoro más preciado que nos provee la naturaleza, nuestra misión es cuidarla, ya que sin ella no habría vida. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona debe consumir un litro por cada 35 kilos de peso para cubrir sus necesidades. Este consumo debe ser moderado y racional, sin desperdiciar.

Ahorrar agua potable es importante y no solo para nuestro bolsillo, sino también porque al consumirla sosteniblemente, mantenemos el equilibrio de la naturaleza, ya que de lo contrario la cifra de hogares que reciben agua por horas o que no tienen acceso a ella seguirá incrementándose, como sucede en nuestra ciudad, especialmente en sus zonas más altas de la periferia.

Justamente, para que esas familias tengan agua tú debes cerrar la llave del grifo cuando la utilizas, bañarte en menos tiempo, reutilizar el agua que lavas para regar los jardines, enseñarle a los más pequeños la importancia de cuidar el agua siendo modelo en tu hogar.

Pero esto no ocurre hoy en día, lamentablemente, ya que muchas familias se ven obligados a recorrer largas distancias para llevar agua con sus baldes, solo para cubrir sus necesidades básicas. La carencia de agua, además, desencadena enfermedades, tales como el dengue y sika. Como no tienen con qué lavar sus alimentos, los niños son las principales víctimas, la misma que se ve agravada por las condiciones poco higiénicas en las que viven

La contaminación del agua es otro gran problema, especialmente la contaminación con residuos evacuados por los desagües de las casas y hospitales en la ciudad, las cuales generan males intestinales como cólera, disentería y otros

Hoy en día sabemos que nuestro futuro se encuentra en riesgo por la ignorancia y negligencia. Si no cuidamos el agua potable, no tendremos un buen del futuro. Por consiguiente, la sociedad debe ser consciente de la necesidad de ahorrar el agua potable para preservarla y evitar su uso inadecuado.

Hay que copiar el ejemplo de que en muchas partes de la ciudad el agua llega a las casas por horas, por esa razón, las familias la guardan en vasijas, la utilizan poco a poco para que no se le acabe.

El agua es el elemento natural al que todos tenemos derecho, pero también tenemos la obligación de usarla adecuadamente, es decir, no debemos malgastarla, porque si ahorramos habrá agua para todos.

¡Cuida el agua hoy para no lamentar mañana!